HASTA EL GORRO DE LA MOVIDA

HASTA EL GORRO DE LA MOVIDA

Acabo estos días de leer la excelente biografía oral que Kike Babas y Kike Turrón han escrito sobre Leño. Me he divertido leyendo la historia y andanzas de este trío capital en la historia de nuestro rock, y me ha llamado la atención algunos de los capítulos que los protagonistas dedican a algunos de los popes de lo que se llamó “La Movida”. No voy a destripar la lectura de esos episodios por si acaso alguno de vosotros está con ello, pero ciertas reflexiones de las que allí se exponen son verdades como puños, que los medios de comunicación de nuestro querido país, sobre todo los más maimstream, han obviado de forma escandalosa.

Porque ya es hora de que alguien diga que ese movimiento del que tan orgulloso se sienten algunos famosos y modernetes periodistas, fue en su mayoría un fiasco de proporciones bíblicas que, para más desespero, acabó con toda una generación de músicos que luchó en una época oscura, difícil y culturalmente vacía. De pronto Kaka De Luxe eran la bomba, los primeros Radio Futura novedosos, Alaska era un personaje fresco y rompedor, y como por arte de magia bandas incontestables como Triana, Ñu, Lone Star o Asfalto eran el paradigma de lo rancio, de los casposo, unos hippies desfasados que por dignidad debían separarse y dejar paso a esas nuevas generaciones tan molonas que apenas sabían afinar un instrumento. Recuerdo a Pedro Gené, vocalista de Lone Star y uno de los músicos más completos que ha dado este país, en declaraciones de la época en las que se mostraba totalmente sorprendido de la atención mediática que estaban consiguiendo formaciones tan insustanciales como esas. Pero lo gracioso del caso, o lo dramático según como lo queráis ver, es que quien llenaba pabellones y contaban las ventas de sus discos en cientos de miles, no eran los abanderados de Rock Ola, para nada,  a los que la gente seguía de manera ciega eran a gente como Barón Rojo, Leño, Miguel Rios, Obús (estos reventaron el Pabellón del Real Madrid sin tener editado ni siquiera su disco de debut) o tantos otros que sí llegaron a los corazones de la gente en unos años socialmente convulsos.

Ahora, cada poco, tenemos que aguantar la reivindicación de esos personajes en los mass media como si en este país no hubiera existido nada más, que sentimiento más nuestro es éste, quedarnos con lo más discreto y cutre de nuestra cosecha, mientras ninguneamos a los verdaderos estandartes y pioneros de nuestro rock. Y no me entendáis mal, que esté hasta el gorro de ver a Alaska y su insufrible marido hasta en la sopa, no significa que no admire y siga bandas tan interesantes como Loquillo Y Trogloditas, Gabinete Caligari, Radio Futura o algunos otros “afiliados” a aquella movida, pero me molesta y me entristece que nadie, fuera del círculo underground, se acuerde de formaciones como Los Canarios, Lone Star, Los Enemigos, La Banda Trapera Del Río, Desperados, Mermelada, Vulpess, Topo, Tapiman, Ñu, Kortatu, La Polla Records, Del Tonos o Banzai, por citar sólo unos cuantos ejemplos.

Suena en estos momentos el recopilatorio “Viva El Rollo” que Chapa Records lanzó hace ya algún tiempo y que queréis que os diga, escucho “El Tren”, “Mis Amigos Donde Estarán”, “Capitán Trueno” o “Social Peligrosidad” y lo comparo con “Pero Me Aburro” de Kaka De Luxe, que también se cuela de manera inexplicable en el lote, y no puedo evitar partirme de risa.

Andrés Martínez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s