FIREFEST X- NOTTINGHAM

FIREFEST X – Nottingham, 18/19/20 de Octubre

firefest

Un año más (y ya van cinco) nos desplazamos a Nottingham en esta especie de excursión anual obligatoria en la que se ha convertido para nosotros este festival por excelencia a nivel mundial del AOR, hard y rock melódico. Ya caminamos por sus calles y nos movemos por la sala donde se celebran todos los conciertos (Rock City) como si anduviéramos por nuestra propia casa a ciegas cuando te levantas por la noche a evacuar. De hecho, ese olorcillo característico del Rock City nada más empezar a subir sus escaleras, mezcla de sudor y alcohol, es algo a lo que nos hemos acostumbrado de tal manera que ya no solo no nos molesta sino que hasta lo echamos de menos. Gajes del oficio y deformación profesional, supongo. De hecho el viernes, primera jornada del festi, ya se notaban esos efluvios y ese suelo semipegajoso que suele empezar a crearse a partir del segundo día pero que este año ya estaba presente. Quizás tuvo algo que ver el concierto que Queensryche ofreció en esa misma sala la noche anterior.

PRIMERA JORNADA (Viernes 18 de Octubre)

 Abrir un festival de estas características, con tres días y 20 bandas por delante, un viernes a las 15:00 de la tarde no parece un favor precisamente o un caramelito, pero a alguien le tiene que tocar y en este caso fue a los novísimos The Magnificent, responsables de uno de los discos más admirados en los últimos tiempos por los amantes del rock melódico y a los que la gente esperaba con muchas ganas. Si no estoy equivocado este era además su primer concierto como grupo, lo cual le añadía picante y complicación al asunto pero la verdad es que salieron más que bien parados. (Ver vídeo)

Parapetados tras la presencia principal del dueto responsable de este proyecto, el cantante Michael Erikson y el guitarrista Torsti Spoof, el grupo nos ofreció un repaso a ese su primer álbum manteniendo un muy buen nivel a lo largo de los 40 minutos de los que disfrutaron y dejando al personal con un muy buen sabor de boca, superando ampliamente la prueba que les habían dejado por delante. Desconozco si tienen en mente continuar con esta banda paralela pero desde luego sería más que interesante que lo hicieran porque merecieron muy mucho la pena. (Ver vídeo)

Los británicos Eden´s Curse fueron los encargados de seguir con la jornada y aunque lo intentaron, la verdad es que no me convencieron lo más mínimo. Todos los años incluyen en el cartel algún grupo de corte más cañerito o duro y supongo que ese era el hueco que querían cubrir con esta banda pero lo cierto es que su heavy melódico tendrá sus seguidores pero yo particularmente no me encuentro entre ellos. Quizás por ello no soy el más adecuado para juzgarlos, así que comprobadlo vosotros mismos. (Ver Vídeo)

De todas formas, sin conocer su discografía, uno se ha encontrado más de una vez con combos que le han sorprendido para bien y estos conciertos de los que no sabes que te vas a esperar suelen traer en ocasiones sorpresas más que gratas. No fue el caso. No me parece que hagan nada especialmente relevante ni distinto y además la actuación en sí no fue como para tirar cohetes, más allá de que los temas sean mejores o peores. En fin, esto es una crónica personal y como tal muchos estaréis en profundo desacuerdo conmigo, pero de eso se trata, así que freírme a comentarios negativos que para eso estamos…jejeje. (Ver vídeo)

Creo que no me equivoco si digo que a partir de aquí empezaba la sesión que todo el mundo estaba deseando y fue en tercer lugar cuando aparecieron en escena Work of Art. Repetían actuación dado su triunfo del año anterior y en una posición más elevada dentro del cartel y razones desde luego no les faltan para ello. Nos deleitaron con los temas fundamentales de su primer álbum y también presentaron parte de lo que va a ser su siguiente lanzamiento y que sigue la línea marcada que tanto nos gusta. Un buen nivel vocal por parte del hombre de la eterna sonrisa Lars Säfsund, un buen anfitrión secundado por la base original del proyecto que completan el batería Herman Furin y el guitarrista Robert Säll. (Ver vídeo)

Desgraciadamente sufrieron el mal sonido general de toda la jornada del viernes, algo que afortunadamente mejoró con creces en los dos siguientes días y quizás eso contribuyó a que no me motivaran tanto como las dos ocasiones anteriores en las que había podido verles. No me defraudaron en absoluto y dieron un show más que competente pero el factor sorpresa se vio empañado un poco por la comparación entre sus grandiosas experiencias previas y esta presentación lastrada por ese deficiente sonido. En cualquier caso, uno de los grupos punteros de cara al futuro que parece no se va a quedar en un mero proyecto paralelo más sino que tiene visos de convertirse en algo permanente. (Ver vídeo)

Mi primera experiencia particular con W.E.T. resultó un poco agridulce. Me encantan sus dos discos y la banda en directo es digna de admirar pero el amigo Jeff Scott Soto no se encuentra a mi parecer en su mejor momento. Tampoco vamos a tirarle por el suelo, porque lleva tropecientos años haciéndonos disfrutar con decenas de bandas cada cual mejor que la previa, pero creo que se encuentra pasado de forma y falto de voz. De hecho se agradeció muy mucho la presencia de Erik Martensson para compensar las deficiencias de Soto. (Ver vídeo)

Repasaron sus dos álbumes durante los 45 minutos de los que dispusieron sin dejarse ninguno de sus temas más conocidos y apreciados, pero aún así no puedo evitar sentirme confuso respecto a su actuación. De esas veces en las que te debates entre lo que te gusta una banda y la verdad de lo que te está pareciendo ver en directo. Desde luego, con un Soto en plena forma el tema hubiera sido bastante distinto y podría haber sido uno de los shows del festival pero su estado vocal junto con el mal sonido genérico de ese día no me permitió gozar de ellos todo lo que me hubiera gustado. (Ver vídeo)

En penúltimo lugar hicieron acto de presencia los veteranos Dare. Son varias las veces que han actuado ya allí y muchas las que hemos tenido la ocasión de presenciarlos, dado que es un grupo que se ha prodigado bastante por nuestros escenarios. Evidentemente no son la banda que sorprendió con sus dos primeros y añorados discos: “Out of the silence” y “Blood from stone” y de hecho ese desvío hacia territorios folkiesde sus últimas entregas les han hecho perder parte de la popularidad de la que disfrutaron pero eso no quita para que a pesar del tiempo pasado no sean capaces de ofrecer un buen concierto. (Ver vídeo)

Decidieron decantarse por sus temas más melódicos y rockeros para su setlist y creo que fue algo que todos agradecimos. Vinny Burns sigue siendo un guitarra más que respetable y es coautor junto con el carismático Darren Wharton de algunos de los temas más clásicos de este estilo y solamente por ello merecen un reconocimiento. Sin estar a su mejor nivel la verdad es que disfruté de lo lindo con temas como “We don´t need a reason”, “Abandon” o “Into the fire” (del que podéis juzgar su interpretación en el video que viene a continuación). Al fin y al cabo uno se deja llevar por sus filias y sus fobias irremediablemente y el amigo Darren Wharton me parece un tipo tan entrañable y “abrazable”, que estoy dispuesto a perdonarle casi todo, incluso esos devaneos tradicionales por los que parece moverse más a gusto últimamente. (Ver vídeo)

Cerrando la primera jornada y como cabezas de cartel del día los canadienses Harem Scarem eran esperados por la audiencia presente con esa especie de cuchillo en la boca que solamente despiertan aquellos grupos que son amados y odiados en la misma proporción. De hecho siempre me han parecido los Metallica del rock melódico, por esa polémica que ha caracterizado su carrera y los debates eternos e interminables que ha suscitado su larguísima trayectoria discográfica. No es momento de meternos en dicho embrollo y mejor me centro puramente en el concierto porque la discusión daría para otro blog entero. (Ver vídeo)

Venían con la premisa de interpretar su clásico álbum “Mood swings” y lo cierto es que lo interpretaron de principio a fin sin dejarse un solo tema en el tintero. Aquí empezarán a lloverme los palos pero a fuerza de ser sincero, que para eso está uno aquí, yo me lo pasé como un enano. Incluso dentro del más que discutible audio que nos tocó sufrir, me parece que su desarrollo encima del escenario no solamente fue correcto sino uno de los mejores de todo el festival. Como siempre, podrán las filias y fobias de las que hablaba antes pero a mí me encantaron. (Ver vídeo)

Comentarios de todo tipo sobre su implicación o no en el concierto, su actitud sobre el escenario, etc. se oían y se discutían posteriormente. Pues a mí me pareció perfecta, me dio la impresión de que estaban disfrutando con lo que hacían y en ningún momento me pareció que se limitaran a cumplir el expediente. Como buen experto que me considero en cuanto a la polémica infinita sobre Metallica, aunque quede mal que yo diga esto, me parece que con esta banda ocurre algo muy similar entre los puristas del género: o los amas por encima de sus cambios de estilo o los odias precisamente por ello. (Ver vídeo)

Siendo todo lo objetivo que uno puede ser y desde el punto de vista de un no-fanático de la banda ni un ultra del hard rock melódico (que los hay, e igual de radicales o más que en cualquier otro género), disfruté de una actuación sublime y salí más que contento con la calidad indiscutible de cuatro músicos que han podido tomar decisiones más o menos erróneas a lo largo de su carrera pero de los que me parece un pecado dudar cuando se suben a tocar a un escenario. Como siempre, las opiniones son como los culos, cada uno tiene el suyo. (Ver vídeo)

Con esto y un bizcocho….bueno, más bien una buena colección de cervecitas…terminamos una primera jornada interesante con la esperanza de que el sonido mejorara en las maratones que nos quedaban por delante y con un buen sabor de boca general. Algo a lo que contribuye sin duda la presencia de tanta buena gente ya habitual y a los que muchas veces solamente ves y tienes contacto con ellos durante estos días año tras año y pese a lo cual te da la sensación de que los conocieras de toda la vida. Ese es el espíritu original de este festival o al menos esa es la sensación con la que me quedo después de tantos años de acudir por aquellas tierras.

SEGUNDA JORNADA (Sábado 19 de Octubre)

 A las doce y media de la mañana y tras un buen desayuno inglés reconstituyente y de esos que te ponen las pilas para poder resistir estas jornadas sin fin del Firefest, ya nos encontrábamos dentro del Rock City con la tripa llena y la primera cerveza del día en mano (al estilo cañita española del mediodía) dispuestos a disfrutar de una sesión como mínimo igual a la del día anterior y deseando que hubieran podido solucionar o mejorar al menos el tema del sonido de las bandas para que aquello no acabara convirtiéndose en un fin de semana aciago. Bien, desde el principio comprobamos que ese aspecto había cambiado sustancialmente así que no podíamos más que esperar otra buena dosis de hard rock melódico para nuestros oídos.

Los encargados de inaugurar la mañana y de ocuparse de ese tan ingrato primer lugar en el cartel fueron los suecos Nation, un grupo totalmente desconocido para mí y que no me dejaron una mala impresión. Cuentan con tres discos en su haber publicados en los años ’90 y a pesar de no haber oído jamás una sola nota de su música creo que hicieron un concierto bastante digno para ser la primera banda del día. (Ver vídeo)

También tengo que decir que su estilo no era quizás el más adecuado para el festival y que mezclaron temas más hard rockeros con otros de un estilo más duro y progresivo, alguno incluso con un cierto tufillo al Yngwie Malmsteen de sus canciones antiguas más cañeras y que sin sonar mal hicieron que el show tuviera ciertos altibajos, siendo desde mi punto de vista un concierto que fue de más a menos y que acabó contentando a los que allí estábamos desde primera hora sin tampoco extasiarnos. (Ver vídeo)

Von Groove, el grupo que ocupaba el segundo lugar en el cartel del sábado, me gustaron muy mucho. Estos canadienses (habría que hacer recuento de los grupos y artistas de ese país que actúan año tras año en este festival, solamente superados por los omnipresentes suecos) cuentan con una amplia experiencia discográfica y eran una de esas bandas que uno tenía la curiosidad de descubrir en el estado de forma que se encontraban. Pues me parecieron geniales y con una actitud y una entrega digna de mención para la hora a la que les habían asignado tocar. (Ver vídeo)

Destacó sobre el resto la presencia y las ganas de agradar de su vocalista Michael Sotton, quien armado de una dentadura Profidén y un eterno chicle en la boca (al más puro estilo Mitch Malloy) ofreció una buena demostración vocal acompañado a la perfección por una banda más que destacable que dedicó la mitad de su breve repertorio a repasar temas clásicos de su homónimo primer disco junto con otros más destacados de su primera época. Un grupo en bastante buena forma que a mí personalmente me dejaron con ganas de más, que temas tienen para dar y tomar, pero el tiempo en el Firefest está tan ajustado que no hay tiempo material para florituras ni añadidos por mucho que el público lo desee. (Ver vídeo)

Cerca de las tres de la tarde hizo acto de presencia una de las bandas fundamentales por las que uno se había desplazado hasta Nottingham, los norteamericanos Heaven´s Edge, un grupo del que su primer album sigo pensando es uno de los pilares ineludibles de este estilo y que aún 23 años después de su publicación sigue siendo uno de esos discos de cabecera que uno escucha con bastante frecuencia. Quizás por eso sufrí una pequeña decepción. Seguramente es culpa mía por ir con tantas expectativas, pero no acabó de satisfacerme lo que ví y sobre todo lo que oí. (Ver vídeo)

Y no es que el concierto fuera malo, en absoluto, pero es que la voz de Mark Evans me tuvo en un estado de tensión constante todo el show porque no me pareció oírle en muy buena forma y en ocasiones me llegó a resultar un poco irritante (ojo que no le pongo la más mínima pega a nivel de actitud y presencia). Eso lo compensé con los temazos que no dejaron de sonar de ese su primer álbum y que fueron el cogollo de susetlist completado con apenas 2-3 temas de su segundo disco. Ningún pero que ponerle a la banda e incluso creo que suavicé mi opinión respecto a Evans con algo que ocurrió el domingo y que luego podréis leer. Spoilers no, por favor. Si estuviera todavía en la EGB, como muchos desearán seguramente tras leer este mamotreto, yo les daría un “Bien” a ellos y un “Sobresaliente” a los organizadores del evento por brindarnos la ocasión de contemplar a este tipo de grupos que uno jamás pensó poder ver algún día. (Ver vídeo)

Si este ha sido o no el último concierto de Treat como he leído en alguna parte estará por ver, pero hacían de nuevo aparición en el Firefest como celebración de sus 30 años de carrera. Y vaya que si lo celebraron, ellos y nosotros. Con esa colección de temones que pueblan la historia de la banda su actuación se me pasó en un periquete y lo cierto es que lo disfruté como un gorrino revolcándose en el barro. Puede que no fuera su mejor concierto pero con un setlist como el que nos ofrecieron es difícil no verse atrapado desde el primer al último segundo. (Ver vídeo)

Comenzaron con “The war is over”, el tema que abre su más que notable última entrega y del que tocaron otros dos temas, completando su hora sobre las tablas del Rock City con todos (o casi todos, porque daría para mucho más) los temas que uno pudiera esperar de un concierto de aniversario. No faltaron “Ready for the taking”, “Get you on the run”, “Conspiracy” y ante la imposibilidad de tocar tanta canción legendaria nos deleitaron con un medley de temas clásicos que levantó el espíritu de todo bicho allí presente y que tenéis la posibilidad de presenciar en el siguiente video. (Ver vídeo)

Me llegaron comentarios acerca de la posible pregrabación de las voces. Que los coros lo estuvieran no lo voy a negar, aunque tampoco creo que eso sea una novedad en este festival porque si tuviera que contar la cantidad de bandas que han utilizado esa práctica en los años que he acudido me faltarían dedos en las manos. Pero no creo en absoluto que la voz de Robert Ernlund lo estuviera (al menos tras repasar los videos que grabé de su actuación) y si bien es obvio que no estuvo al nivel de otras ocasiones, la entrega y el buen hacer del resto de la banda en lo puramente musical creo que compensó cualquier carencia en este sentido. Para mí, al menos a nivel sentimental, uno de los conciertos del festival, que tuvo como colofón final este himno del género que es “World of promises”. (Ver vídeo)

¿Fue el de H.E.A.T el mejor concierto de los tres días?. Pues muy posiblemente. Lo cierto es que hacía muchísimo tiempo que no veía a un grupo saltar a escena con la actitud, la entrega y las ganas de comerse al público con las que lo hicieron estos suecos. De hecho hace unos meses tuvimos la oportunidad de verlos por aquí y no sé si fue por el sonido más que regular que tuvieron o por el agobio de gente que había aquel día en la sala Copérnico pero aquel me pareció un concierto simplemente correcto mientras que el del Firefest literalmente me voló la cabeza. (Ver vídeo)

La intensidad que le pone a su interpretación Erik Gronwall ya estaba fuera de toda duda pero es que el sábado pasado no sé si estaba puesto de speed hasta las trancas o llevaba todo el día a base de Red Bulls pero a veces daba la sensación de que iba a salirse de su propio cuerpo o a partirse en dos por la mitad en cualquier momento. Uno pensaría que tras la reciente marcha de uno de sus guitarristas la banda le supliría pero no lo han hecho y por muy raro que suene, creo que ha sido una decisión acertada porque sonaron mejor que nunca con una sola guitarra. Sonaron sin solución de continuidad todas las canciones que podíamos esperar hasta completar una actuación perfecta. (Ver vídeo)

La patada en la puerta que dieron será recordada por los asistentes durante mucho tiempo, a pesar de que no era ni mucho menos la primera ocasión que aparecían por el cartel del festival y desde luego si tenemos que poner la mano en el fuego por el grupo que llevará en un futuro la bandera del hard rock melódico (al menos desde el punto de vista sueco, tan importante para este estilo) tendrá que ser por ellos. Sin olvidarnos de Eclipse, que también tienen lo suyo, aunque eso sería unas horas después. Señores de H.E.A.T, dieron ustedes una lección de cómo se deben hacer las cosas encima de un escenario. Felicidades. (Ver vídeo)

Shooting Star eran los encargados de continuar con la fiesta. Un grupo absolutamente desconocido para mí. Lo siento, abarco tantos palos que no tengo tiempo material para escuchar tanta música. Ya me perdonarán ustedes por eso. Lo cierto es que me gustaron, me pareció que tenían un nivel más que decente para ser una banda tan veterana e inactiva en la actualidad y ofrecieron un show bastante interesante que mantuvo atento y contento al respetable en todo momento. (Ver vídeo)

Quizás el problema no estuvo curiosamente en ellos sino en el huracán desbocado que acababa de pasar por el escenario unos minutos antes y eso, sumado a una colección de temas más puramente AOR hizo que mi interés fuera bajando gradualmente. Sigo diciendo que me pareció un buen concierto pero quizás demasiado azucarado, aunque obviamente esto es una opinión personal que tampoco pretende convencer a nadie. (Ver vídeo)

El plato fuerte del sábado y la banda que cerraba la jornada sabatina eran los norteamericanos Hardline, capitaneados por el incombustible Johnny Gioeli. A fe que lo fueron. Nunca había tenido la oportunidad de verlos y para ser la primera vez tengo que decir que salí de allí con una sonrisa de oreja a oreja. Si a la enorme voz de Gioeli le añadimos el enorme nivel artístico de la banda que le acompañó en escena y la lista de temas que interpretaron, difícil es que dieran un mal concierto. (Ver vídeo)

El doctor Gioeli nos ofreció una lección en vivo de interpretación vocal y de señorío encima de un escenario y es digno de admirar que siga manteniendo ese nivel cuando muchos de sus colegas de generación están para pocos trotes ya. Tocaron varios temas de su reciente e interesante “Danger Zone” y no faltaron esos hits claves en su historia como banda y en la de este género musical que forman parte de esa obra maestra que supone “Double eclipse”. (Ver vídeo)

Algo que me impide calificar a éste como uno de los más grandes conciertos de los tres días es la excesiva verborrea de Gioeli entre tema y tema y por otro lado la gran cantidad de solos instrumentales. Cuando no dispones de mucho tiempo y “pierdes” parte de él en los más que prescindibles solos de teclados y batería, por muy bien que sean ejecutados, se te queda una sensación de vacío y no puedes evitar pensar que pudieran haber aprovechado ese tiempo para tocar más temas, que los tienen y muchos. Más cuando no parece ser una ocasión para que descanse la voz del cantante, ya que en el caso de Gioeli no parece necesitarlo en absoluto. A pesar de ello, dejaron una más que grata impresión. (Ver vídeo)

Una vez acabada la jornada decidimos marchar a descansar al hotel, que tras tres días de periplo musical por Inglaterra el cansancio empezaba a aflorar y todavía nos quedaba un largo y último día por delante. Además, la noche de un sábado en Nottingham tiene mucho peligro, como cualquiera que haya estado por allí sabrá y como nosotros hemos tenido la ocasión de comprobar otros años. Y uno ya no está para esos trotes…o sí…pero a veces es mejor saber parar a tiempo. Quien evita la ocasión, evita el peligro.

TERCERA JORNADA (Domingo 20 de Octubre)

 Los suecos Eclipse eran los responsables de tratar de desperezar al personal un domingo de buena mañana y no se limitaron a eso sino que nos abrieron los ojos, los oídos y nos arrancaron las legañas de cuajo a base de hard rock del bueno. Los vimos hace poco en Madrid gracias a los incansables amigos de LIVE4AOR y tras aquella hora y media sublime, los cuarenta minutos del otro día se nos hicieron un suspiro. Qué demostración de calidad nos ofrecieron las huestes de Erik Martensson (un portento de tipo a todos los niveles). (Ver vídeo)

Si antes comentaba respecto a H.E.A.T que el futuro de este rollo estaba en sus manos, no creo que debiera estarlo menos en las de estos tipos. Con grupos como éste uno recupera la fe en el estado de este estilo minoritario ahora mismo y si más gente no se apunta al carro después de escucharlos es porque la mayoría del público tiene orejas en vez de oídos o los tienen hechos de madera. “Wylde one”, “Wake me up” (muy apropiada para esas horas), “Battlegrounds” o “Bleed and scream” fueron cayendo una detrás de otra hasta concluir con la maravillosa “Breaking my heart again”. Eclipse, una delicia y una auténtica delicatessen. Ojala salgan muchos grupos así y si no es el caso, pues ya contamos con vosotros para seguir disfrutando. (Ver vídeo)

De los canadienses Brighton Rock no me atrevo a comentar demasiado ya que apenas presenciamos un par de temas. En algún momento había que reponer fuerzas y ya había tenido oportunidad de verlos en la edición del año pasado. Si sirve como referencia a mí me gustaron en aquella ocasión sin tampoco volverme loco. Sonaron duros en demasía para lo que suele ser el festival pero cumplieron su papel correctamente. Este año supongo que sería más de lo mismo pero ya digo que no puedo juzgarlos. Ya lo harán por mí quienes vieron el show al completo. Os dejo una pequeña muestra del primer tema que interpretaron. (Ver vídeo)

Prophet constituyeron una de las mayores sorpresas de la jornada a nivel puramente particular. Partiendo de la base de mi más absoluto desconocimiento de su trayectoria tengo que decir que me convencieron muy mucho y han sido mi objetivo de esta semana a la hora de recuperar su discografía. (Ver vídeo)

Una gran labor por parte de todos los integrantes de la banda y voces y expresiones de asentimiento por parte del público asistente me corroboraron esa impresión. Nada que objetar a su actuación. Más bien todo lo contrario, uno de esos placeres ocultos que siempre te encuentras en este festival y una forma más de descubrir talentos que estaban escondidos entre tanta avalancha de formaciones. Bien, realmente muy bien. (Ver vídeo)

Retornaban Alien al lugar del crimen tras ser los auténticos triunfadores de la octava edición del festival, año en el que uno no acudió pero que todo el mundo coincidió en señalarme. Y es que la clase y el talento de esta gente a la hora de desarrollar su música no tiene límites ni parangón. Te podrán gustar más o menos, te podrán parecer demasiado blanditos o no en ocasiones pero si estos temas y la inconfundible voz del gran Jim Jidhed no te llega a tocar ni siquiera una pequeña fibra de tu cuerpo es que algo te falla. (Ver vídeo)

Además de los temas más clásicos nos ofrecieron algún adelanto de lo que será su próxima entrega discográfica y los derroteros por los que tiran hacen desde luego que ese vaya a ser uno de los discos a escuchar sin pararse a pensarlo mucho. Ya disfruté de ellos el año pasado en Madrid gracias de nuevo a LIVE4AOR (perdonad por la insistencia pero es que además de amigos, son gente muy grande cuyo trabajo y esfuerzo nunca es suficientemente valorado) y el domingo pasado volví a hacerlo y de qué manera. Seguid así monstruos. (Ver vídeo)

Ha pasado una semana casi pero el cabreo no ha disminuido lo más mínimo. La lección de estupidez, soberbia, rockestarismo mal entendido y reducción musical al absurdo que nos ofrecieron Baton Rouge será difícilmente olvidable. Uno de los grupos a los que más ganas les tenía de todo el cartel y la mayor decepción del fin de semana. Por si sirve de algo, la noche anterior vieron al inefable Kelly Keeling borracho perdido deambulando solo por el hotel (modo Sálvame Deluxe on). Si te vienes desde EEUU para esto mejor no vengas. (Ver vídeo)

Encima van y dedican la mayor parte de su setlist a repasar “Shake your soul”, uno de esos discos que uno humildemente considera uno de los mejores y más completos de este estilo. Gracias amigos de Baton Rouge por partirme el alma en dos y destrozar todos y cada uno de esos temas hasta llegar a resultar prácticamente irreconocibles. Creo que jamás podré escuchar de nuevo ese álbum de la misma manera. Sin duda, mi peor concierto del Firefest, no de este año, sino de los cinco que he asistido.

En cualquier caso esto no deja de formar parte de las cosas buenas y malas que tiene este festival. Todos los años hay bandas que te sorprenden por su buen hacer y su estado envidiable y otras que te decepcionan, pero hasta este límite yo no había llegado nunca. Después de este fiasco, mis dudas respecto a JSRG (de aquí en adelante Vixen, corriendo el riesgo de que me denuncien por rollos legales) se incrementaron a niveles estratosféricos y por culpa de aquella gentuza ya me esperaba lo peor. (Ver vídeo)

Afortunadamente mis dudas se vieron disipadas desde el primer momento porque lo que viví con Vixen lo recordaré mucho tiempo. No sé si fue más un ejercicio de nostalgia que de calidad pero a mí me pareció que atesoran mucha de ésta última y que nos lo demostraron con creces. El estado, tanto físico como musical, en el que me las encontré me sorprendió gratamente. A este respecto, no sé si habrán firmado un pacto con el Diablo o con el botox, pero ya quisiera yo envejecer la mitad de bien que ellas. (Ver vídeo)

Una labor perfecta encima del escenario por parte tanto de Share Ross al bajo, Roxy Petrucci a la batería como de la reciente incorporación Gina Stile a la guitarra (todo lo que tiene de bajita lo tiene de gran intérprete con su instrumento). Y Janet Gardner caso aparte, una voz magnífica unida a una presencia escénica fenomenal que nos hizo retrotraernos a los mejores años de nuestra juventud de finales de los ochenta y principios de los noventa y a aquellas sesiones interminables de videoclips de la MTV. (Ver vídeo)

Un gran selección de temas en los que no faltaron “Rev it up”, “How  much love”, “I want you to rock me”, “Love is a killer” y tantas otras canciones de su repertorio tan recordadas por todos y que complementaron con una interesante versión del “Rockin´ in a free world” de Neil Young y otra de la tan en boga Adele. Hubo por supuesto su emotivo recuerdo al reciente fallecimiento de la guitarrista original Jan Kuehnemund, que les hizo emocionarse a ellas tanto como al respetable. Una gran actuación en general y sirva de base para ello esta interpretación de “Edge of a broken heart” que podéis ver aquí. (Ver vídeo)

Sensaciones encontradas me embargaban antes de presenciar la banda que cerraba el cartel de esta décima edición del Firefest. Bajo el nombre de Legends se nos anunciaba una especie de homenaje conjunto a grandes bandas pioneras del estilo. Los inicialmente anunciados Joe Lynn Turner y Fergie Frederiksen se fueron cayendo del cartel y únicamente se mantuvo Eric Martin, al que finalmente acompañaron en escena Bobby Kimball y Graham Bonnet. Uno no podía evitar dudar en si era la mejor idea cerrar el festival con una especie de grupo de versiones en vez de optar por una banda “real”. (Ver vídeo)

Lo cierto es que al final la cosa no resultó tan mal, aunque con matices. Es indudable que tener la oportunidad de escuchar temas clásicos de bandas como Rainbow, MSG, Mr. Big o Toto con la interpretación de sus cantantes originales es altamente atractiva pero la diferencia de forma vocal, en mi opinión, entre un tipo como Eric Martin y los otros dos me resultó tan abismal, que no pude evitar que me viniera a la mente el fantasma de la banda de versiones que me acechaba antes de empezar. (Ver vídeo)

Y es que no ví especialmente bien de cuerdas vocales ni a Graham Bonnet, con el que los gallitos afloraban por doquier, ni a Mauricio Colmenero…perdón…Bobby Kimball, al que le costaba realmente llegar a los tonos. Eric Martin sí me pareció que defendió con creces su posición y lo cierto es que la banda que les acompañó ayudó mucho a que todo sonara mejor, especialmente gracias a la labor del omnipresente Tommy Denander, del que habría que hacer un estudio concienzudo porque creo que debe ser el músico al que más veces he visto encima del escenario del Firefest. (Ver vídeo)

Quizás lo mejor de todo fue el fin de fiesta conjunto interpretando alguno de los temas más clásicos como “Since you´ve been gone” o “Hold the line” pero al final triunfó mi idea original de que hubiera sido más acertado cerrar con una verdadera banda en lugar de esta especie de refritoaorero. Todo esto por supuesto dicho desde mi más absoluta subjetividad y parcialidad, que opiniones habrá para todos los gustos. (Ver vídeo)

Como reflexión final acerca del Firefest en general, se comenta y se asegura que la del año que viene va a ser sí o sí la última edición del mismo y se anuncia que en breve empezará a definirse ya el cartel de la misma. Obviamente organizar un festival de estas características debe hacerse cada vez más difícil y a pesar de la increíble respuesta internacional por parte del público, el cansancio y las decepciones acumuladas tienen que haber hecho mella entre los organizadores. Eso sí, yo llevo oyendo desde 2008 que aquella era la última vez y aquí estamos todavía. Si será o no la última ya veremos, pero lo que no se le podrá negar jamás a esta gente y aquello por lo que les estaremos eternamente agradecidos (más allá de las decepciones puntuales con algunas bandas o artistas en solitario o los aspectos mejorables a nivel puramente organizativo) es que nos hacen disfrutar año tras año en una oportunidad única de unos carteles que la mayoría de nosotros jamás soñó poder ver. (Ver vídeo)

No quisiera terminar este tocho de crónica sin hacer mención a la maravillosa gente que se junta todos los años en este festival, tanto a aquellos que acudieron este año como a la gente que no ha podido asistir y a la que se echó (y mucho) de menos. No me voy a poner a nombraros a todos y todas porque la lista se haría interminable y todos sabéis quienes sois, pero si hay una razón que me hace acudir allí año tras año más allá de lo estrictamente musical, es la oportunidad de poder veros, hablar con vosotros, reírme a mansalva y disfrutar de vuestra compañía. Si el Firefest es grande es sobre todo por vosotros. Gracias de corazón!!!

Jorge Delgado

Anuncios

2 pensamientos en “FIREFEST X- NOTTINGHAM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s