ALICE IN CHAINS + GHOST + WALKING PAPERS – LONDRES

ALICE IN CHAINS + GHOST + WALKING PAPERS, Londres 9 de Noviembre (Alexandra Palace)

autobusCreo que no transcurrieron más de 15 minutos desde el momento que tuve noticia de esta gira por Inglaterra y mi compra compulsiva de la entrada para el show de Londres. Alice in Chains es una de mis bandas favoritas de toda la vida y Ghost son una aparición reciente en nuestro panorama que a mí me resultaron más que atractivos desde la primera vez que los escuché y a los que he seguido con fervor desde entonces, por lo que la mezcla de ambos resultaba un cocktail explosivo difícil de superar y al que decir que no. Por supuesto esta es una gira que por aquí ni se acerca. Estamos muy ocupados trayendo a los mismos grupos de siempre una y otra vez y además parece que estas bandas no tuvieran suficiente nivel de atracción entre el público local. Craso error en ambas formas de pensar, pero ya que Mahoma no va a la montaña, pues la montaña (léase yo mismo) va a ver a Mahoma.

A última hora se había anunciado la presencia en el cartel de una tercera banda, que en principio iba a ser Scar The Martyr, el enésimo proyecto paralelo del batería de Slipknot Joey Jordison, pero que finalmente se cayeron de la jornada y su hueco fue cubierto por los debutantes Walking Papers, cuyo principal atractivo es la presencia en sus filas de Duff McKagan, el eterno bajista de los norteamericanos Guns n´ Roses.

Acompañado por el batería Barrett Martin, anterior miembro de Screaming Trees y el vocalista/guitarra Jeff Angell y el teclista Benjamin Anderson, ambos procedentes de la formación The Missionary Position, nos ofrecieron un show basado obviamente en su única publicación discográfica hasta la fecha durante los 35 minutos de los que disfrutaron en escena. Quizás la elección anterior hubiera sido más adecuada, dado el estilo de los dos cabezas del cartel y quizás su actuación quedó un poco desubicada dentro de lo que vendría después pero el concierto fue más que interesante. (Ver vídeo)

Walking_papersPracticando un hard rock actual con claras esencias blueseras fueron cayendo los principales temas de ese primer álbum al que yo apenas había tenido la ocasión de catar rápidamente y no me había dicho demasiado, pero que trasladado al directo gana y mucho. Curiosamente, y a pesar de la fama del personaje, Duff no resulta en absoluto el protagonista del asunto y son los otros tres componentes los que se llevan la palma. Buena labor tanto en lo vocal como en lo instrumental de Angell (a quien pude ver después en la zona de merchandising firmando y fotografiándose con quien quisiera), un Benjamin Anderson hiperactivo a las teclas y la segunda voz y Martin dando una clase de estilo y buen hacer a los tambores. Un grupo que no sé si irá a más o se quedará en una intentona pero que en un ambiente diferente y sobre todo en una sala más pequeña, creo que son capaces de despachar una buena dosis de rock ´n´ roll más que disfrutable. (Ver vídeo)

Con esa puntualidad británica tan de admirar cuando uno se mueve por allí y tras un rapidísimo cambio de escenario, hicieron acto de presencia los grandiosos suecos ghostGhost. Poco que añadir a todo lo que se ha dicho sobre ellos desde que explotaron hace ya 2-3 años. Su irrupción en la escena metalera ha sido meteórica, despertando tantos halagos (cuentan entre sus filas de admiradores acérrimos con gente de la talla de James Hetfield o Phil Anselmo) como críticas despiadadas por su estilo tan poco común (o más bien por la recuperación de ese estilo de rock ocultista de los años setenta injustamente olvidado desde entonces). Al igual que ocurre con los cabezas de la noche,Alice in Chains, se trata de una de esas bandas que te encantan o te aburren soberanamente. Ese tipo de grupos ante los que no hay grises que valgan. Por supuesto su imagen escénica y todo el marketing que llevan detrás ha ayudado muchísimo a su explosión y ese es otro factor más a tener en cuenta a la hora de considerarlos genios por un lado o unos payasos por el otro. (Ver vídeo)

A mí me atraparon desde que escuché su “Opus eponymous” y tuve la suerte de verles en directo por primera vez en la edición de 2011 del Graspop Festival. Ya entonces me confirmaron que no estábamos ante una banda más del montón y que detrás de toda esa imaginería ocultista y pseudo-satánica había bastante más donde rascar. En su reciente segundo disco “Infestissusmam” han seguido por la misma línea y los que ya estábamos unidos a la causa seguimos encantados mientras que me imagino que no habrán conseguido más adeptos entre las filas de sus críticos. En cualquier caso, nadie tiene más razón que nadie ni derecho a creerse en la posesión de la verdad. Esto es la música, o te llega o no te llega, no hay mucho más.

Con la carismática figura de su vocalista Papa Emeritus al mando de las operaciones sobre las tablas y de la misión de convertir a todo aquel que se les ponga por delante a su propio culto, me encontré con el mejor concierto deGhost que he presenciado hasta la fecha. Hasta ahora todo habían sido festivales varios y sin duda la cercanía que da un recinto cerrado y más pequeño (si podemos denominar pequeño a un lugar en el que no habría menos de 4000 personas) y mi presencia en las primeras filas ayudó mucho a mejorar la experiencia. Se presentaban recién llegados de una extensa gira por USA y su estado de forma es envidiable en este momento. (Ver vídeo)

Sonaron sin solución de continuidad todos esos temas que el público esperaba con fervor, tanto de su primer disco como de su más reciente publicación y que hicieron de sus casi 60 minutos de actuación toda una celebración y una especie de ceremonia siniestra a la que todos los integrantes de su culto contribuimos con nuestros cánticos más tenebrosos. “Per aspera ad inferi”, “Stand by him”, “Year zero” o “Ritual” nos elevaron (o descendieron según se mire) a los altares de una congregación que se entregó a la causa sin pensarlo. Tuvimos además la suerte de poder disfrutar de la primera interpretación en vivo de un tema nuevo perteneciente a su inminente nuevo EP de versiones, el tema “If you have ghosts”, que pude grabar y que podéis ver a continuación. (Ver vídeo)

Con “Monstrance clock” finalizaron una actuación impecable a la que el único pero que se le puede poner es su duración, pero eso ya es algo que está fuera de su control. Por lo demás, un sonido perfecto, una presencia escénica genial, una iluminación tenue que ayudó a generar la atmósfera perfecta para su música, un público entregado y una demostración más de que es posible innovar, aunque sea recuperando elementos tristemente relegados en su momento, dentro de este mundo tan cerrado que es el del metal en sus diferentes vertientes.

aliceLlegaba por fin el momento de la noche más esperado por mí. La polémica sobre si Alice in Chains deberían o no haber vuelto, cambiado de nombre, etc. tras el fallecimiento de su tan influyente y peculiar vocalista Layne Staley ya hizo correr suficientes ríos de tinta y comentarios de barra de bar cuando hace 4 años publicaron el más que notable “Black gives way to blue”. Simplemente decir por mi parte que si bien uno de los aspectos fundamentales de su aparición en escena fue sin duda la peculiar voz de Staley, llegó un momento en la trayectoria de la banda en la que éste poco tenía ya que aportar dado el pozo sin fondo en que se había convertido su vida gracias a su particular relación con las drogas y perder por ello la oportunidad de disfrutar de una banda cuyo resto de miembros tiene un nivel musical y vocal tan alucinante me hubiera parecido un crimen imperdonable. No vamos a volver a las andadas y abrir un debate que para mí está ya más que caduco. (Ver vídeo)

En este tipo de crónicas suele ser costumbre poner el setlist al final pero como me gustan los retos y saltarme algunas normas establecidas, os lo voy a poner aquí antes de nada. Cualquier conocedor, aunque sea mínimo, de la discografía de Alice in Chains me dirá cómo puede uno reaccionar ante semejante salvajada: Them Bones, Dam that river, Check my brain, Again, Man in the box, Got me wrong, Last of my kind, Hollow, Rotten apple, No excuses, Stone, We die young, Dirt, Down in a hole, It ain´t like that, Would?, Rooster. Diecisiete temas que sirvieron para repasar toda su carrera y para provocarme una erección musical tras otra, con un sonido sobrenatural y una ejecución tan enorme que si no fuera porque uno ya ha tenido la suerte de verlos varias veces anteriormente, parecería que lo que sonaba era una grabación en off. (Ver vídeo)

Me parece adecuado hacer un breve repaso particular por cada uno de los miembros de la banda porque tanta calidad junta es difícil de encontrar. Empezando por William Duvall, el elegido para sustituir a Staley y que tanta polémica generó. Pues yo le encuentro más integrado en la banda que nunca y aportando grandes cosas al sonido general del grupo. Perfecto a nivel vocal, mucho más comunicativo con el público que en otras ocasiones, muy bien en su papel de guitarrista secundario en aquellos temas que lo requieren y defendiendo a la perfección encima del escenario su presencia en el conjunto. Ya había dado muestras con su anterior banda Comes With The Fall de que tenía importantes cosas que decir y sinceramente creo que han hecho pleno al quince con su elección. (Ver vídeo)

Mike Inez es esa presencia oscura, ese segundo plano tan necesario en una banda que cohesiona todo el sonido hasta hacerles alcanzar grados supremos. Decir que es un bajista de proporciones estratosféricas no es nada nuevo, pero olvidar su imprescindible papel y las lecciones que da este tipo cada vez que se sube a un escenario debería estar prohibido por ley. Siempre en ese papel secundario que a veces es tan desagradecido pero sin el que aquello no sonaría igual ni por casualidad. (Ver vídeo)

Cartel

El tipo con más clase a la hora de tocar una batería que yo haya visto nunca es el alma oculta de esta banda. Sean Kinney es junto a Cantrell el cerebro del asunto y fundador original y humildemente siempre he pensado que es quien le acaba dando ese sonido tan peculiar a la música de Alice in Chains. No es el mejor batería del mundo (ni creo que pretenda serlo) pero delito es perderse las clases magistrales de arreglos y detalles que aporta y que sirven de base para el trabajo de sus compañeros. Insisto en el tema de la clase que tiene este tipo, basta ver cualquier vídeo suyo (y yo he visto muchos) amén de cualquiera de sus actuaciones para quedarte boquiabierto. A lo mejor estoy secretamente enamorado de este hombre y no lo quiero reconocer pero durante el concierto se me iban a los ojos a él hasta olvidarme del resto por un rato, y ojo que no es que tengan precisamente aspectos que olvidar. Un aspecto curioso pero que me parece relevante es el acrónimo que figuraba en el parche de su bombo: “LSMS” y que me tuvo un rato pensando hasta que creo que dí con la clave. Lo mismo no es más que una teoría paranoica fruto de tantos años de ver películas pero dado que no tiene nada que ver con el último disco, creo que no son más que las iniciales de las únicas dos personas que han formado parte de la historia de la banda y que desgraciadamente ya no están en este mundo: Layne Staley y Mike Starr. Un detalle más que le honra a él y al resto. (Ver vídeo)

Caso aparte es el señor Jerry Cantrell. Y digo señor porque si hay alguien que se merezca ese título de verdad es este hombre. Vale, el hecho de que yo le tenga dentro de mi triunvirato de guitarras favorito de toda la historia influye. Acusadme de subjetivo, tendréis toda la razón, pero este maestro es responsable para mí de tal cantidad de riffs capaces de ponerte la piel de gallina y levantar a un muerto de su tumba que no puedo evitarlo. Le unimos su capacidad vocal, nada que envidiar ni a Duvall y ni siquera a Staley, y lo único que puedes hacer es rendirte a la evidencia y estar agradecido eternamente a quien quiera que sea responsable de que Cantrell tocara sus primeras notas a la guitarra. (Ver vídeo)

Venían presentando su más reciente “The devil put dinosaurs here”, un disco incluso más oscuro y denso de lo que ya nos tenían acostumbrados y del que interpretaron sus dos temas más accesibles, si me permitís la expresión: “Hollow” y “Stone”, dos auténticos cañonazos que no solamente no desentonaron con el resto sino que ayudaron a redondear un listado de temas y un concierto que de cabo a rabo fue un placer para todos los sentidos. Mención aparte el técnico de sonido que llevan, que no sé quién diablos es pero que ha hecho que siempre que he podido verles todo suene a pedir de boca y seas capaz de distinguir hasta los más pequeños detalles, que esta banda los tiene y para aburrir. (Ver vídeo)

Tendría que morderme la lengua para no decir algo más. Debería haber puesto este párrafo al principio de la crónica pero he decidido ponerlo al final por ir al grano desde el comienzo con el concierto en sí, que se que me pierdo en disquisiciones varias, me alargo hasta el infinito y seguro que el que está leyendo esto acaba perdiendo el interés. ¿Que de qué estoy hablando?. Pues de Inglaterra y su respeto inmenso por el público que paga por una entrada para un concierto, porque esta gente lleva inscrito eso en su ADN y porque una vez más flipé con el lugar elegido para el show. No conocía de nada al tal Alexandra Palace y lo cierto es que no tengo palabras suficientes para definir el lugar. ¿Os imagináis que aquí utilizáramos El Escorial, La Granja o cualquiera de esos múltiples palacios, muchos de ellos abandonados por los tiempos de los tiempos, para la celebración de un concierto?. Pues eso es el Alexandra Palace, un palacio en toda regla, adecuado para albergar todo tipo de eventos culturales, deportivos y de todo tipo, con una organización inimaginable y todas las facilidades del mundo mundial. (Ver vídeo)

Además de varias salas anexas que imagino usarán también, te encuentras con la sala principal del palacio, que me imagino hace muchísimos años serviría para los bailes de gala de la realeza o la clase alta aristocrática del momento y que vista hoy no despierta más que una envidia malsana cuando uno compara con lo que tenemos por aquí. A eso añádele el detalle de que al encontrarse un poco alejado, la organización te pone un autobús que por una mísera libra te lleva y te trae desde el anillo de comunicaciones más cercano. Igualito que aquí, donde montamos festivales en secarrales abandonados donde da la vuelta el viento y no ponemos ni una mínima facilidad para el público. Y lo del sábado ni siquiera era un festival, era un simple concierto. Eso, entre muchas otras cosas, es cuidar y apreciar al que en el fondo te da de comer. Nos queda mucho, muchísimo, para ni siquiera llegar a la altura de la suela de esta gente. Cuidado que con los años he conocido salas y lugares alucinantes en los que ver un concierto pero esto no me lo esperaba ni de coña. Un lugar privilegiado en el que además ves el show con el que nos deleitaron Walking Papers, Ghost Alice in Chains, y no puedes imaginar una velada mejor ni en tus más húmedos sueños.

Jorge Delgado

Anuncios

Un pensamiento en “ALICE IN CHAINS + GHOST + WALKING PAPERS – LONDRES

  1. Fantástico review. Opino exactamente igual que tú y ahí también estaba yo, en primera fila un pelín a la izquierda del micro de Jerry, dándolo todo.
    Entre la magnífica actuación de todos, el meet&greet con AiC al que accedí y la magia del lugar, esta fue, sin duda, una de las mejores noches de mi vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s