THE DEL LORDS + THE WESTERN SIZZLERS

THE DEL LORDS + THE WESTERN SIZZLERS, LA SUMA PERFECTA PARA UNA NOCHE REDONDA

150479_494235713993059_2053333251_nHacía tiempo que no disfrutábamos de un sold out en la sala Rocksound, el ambiente era el de las grandes ocasiones, con el público dispuesto a entregarse al espíritu del sábado por la noche ayudado por dos bandas perfectas para tal menester. Los Western Sizzlers, del incombustible Rick Richards, fueron los encargados de abrir fuego y amigos, os aseguro que pusieron aquello al rojo vivo. Normal, cuando una banda de rock´n´roll genuina y poderosa calienta motores, es complicado pararla una vez está en marcha, y el cuarteto arremetió contra la audiencia dando clases maestras de cómo hacer puro rock´n´roll festivo y atemporal. Más de uno nos acordamos de Georgia Satellites, la banda de Rick, pero también de Status Quo, de Lynyrd Skynyrd, de ZZ Top, de Long Ryders, de Faces y tantos otros gigantes de nuestra música favorita. Imposible no emocionarte con cosas tan bellas como “Shine” o no desmadrarte cerveza en mano con pelotazos como “One More Beer” o “Keep Smilli´”, el único pero, que no atacaran la tremenda versión del “Break The Rules” que clavan en el disco, por lo demás, una brutalidad de concierto. Cuando Del Lords subieron a las tablas de Rocksound parecía mentira ver allí tanta historia reunida, pero allí estaban Scott Top Ten Kempner, Eric Roscoe Ambel, Frank Funaro,  y el más desconocido Steve Almaas  dispuestos a presentar su flamante “Elvis Club” y de paso dejar claro que si de rock´n´roll hablamos, son uno de los nombres sagrados e intocables. Todos los que estamos metidos en esto los adoramos, eso es incontestable, es complicado resistirse a esa maravillosa mezcla de punk, rockabilly, country y rock americano que además en directo brilla en todo su esplendor. A joyas de su pasado, como “Judas Kiss” o “How Can A Poor Man Stands Such Times And Live?”, se le unieron algunos certeros golpes de su último largo, como esa fantástica “Me And The Lord Blues”, rubricando el repertorio con algunas versiones que sonaron antológicas, como la esplendorosa “Southern Pacific” del maestro Neil Young o la desmadrada “Stay With Me” de Dictators. Se mostraron pletóricos, profesionales, engrasados y contentos de ver una audiencia que como ellos, lo estaba dando todo en una perfecta comunión entre la banda y su público. Un perfecto y alcohólico sábado por la noche.

Andrés Martínez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s