MONSTER MAGNET – MADRID

MONSTER MAGNET – Madrid, 06/02/2014 (Sala Arena)

CARTELNoche de sentimientos encontrados y sensaciones agridulces la que pudimos vivir el pasado jueves en la Sala Arena. Desde mi punto de vista el único sinsabor de la noche fue la cancelación de la actuación de los británicos Steak, una banda a la que le tenía muchas ganas y a la que una panda de energúmenos (por no decir otra cosa por si alguien lee esto en horario infantil) les robó el backline y les destrozó su furgoneta en Barcelona tras la actuación la noche anterior en la Ciudad Condal. Una lástima, porque a pesar de contar con un único EP de cinco temas, estos prometen y mucho, con un stoner potente y enérgico surgido de las entrañas de Londres y perfecto para sumergirse en él. Tendremos que esperar a una próxima ocasión, que esperemos pueda ser más pronto que tarde y en mejores circunstancias. La cercanía de los acontecimientos derivó en la imposibilidad temporal de buscar un sustituto con tanta premura con lo que la espera hasta el comienzo del show de Monster Magnet fue demasiado larga, pero para eso están las conversaciones con amigos, los móviles con conexión de datos y tampoco estuvo mal escuchar mientras una buena dosis de viejos temas de Alice Cooper sonando por el PA. (Ver vídeo)

 Aquí se acabó para mí la parte amarga de la noche. Todo lo que vino a partir de las 21:15 fue maravilloso en mi más que humilde opinión. Sé que para muchos otros no fue así. ¿De dónde viene este misterio?.  Simplemente de la decisión de Monster Magnet de interpretar su último disco en directo de cabo a rabo sin dejarse una sola nota en el camino. Aquí las opiniones divergen, se separan y cada uno se arrima al árbol que más sombra le da. Están los que defienden que una banda saque un álbum, venga a presentarlo y por tanto qué mejor que tocarlo entero, dado que es tu obra más reciente y para eso la has publicado. Y están los que prefieren oír temas nuevos pero no quieren quedarse sin los clásicos. Creo que la clave del asunto está en si realmente y a nivel particular de cada uno, nos ha gustado más o menos ese disco. Al que le encante el álbum lo flipó en colores. Al que no le haga ni fú ni fá, se quedaría a medias tintas. Y el que ni siquiera no la escuchado y esperaba un setlist de grandes éxitos aderezado con temas nuevos pues seguramente saldría decepcionado salvo por la parte final del concierto. (Ver vídeo)

Last Patrol” es el mejor disco que ha publicado Monster Magnet en sus últimos años. Esta es una visión única e intransferible, como no puede ser de otra manera cuando hablamos de gustos. El décimo álbum de las huestes de Dave Wyndorf bebe de las fuentes de esos primeros álbumes que les convirtieron en pioneros de este género stoner cada vez más amplio y que incluye tantas vertientes distintas. No es “Dopes to infinity” ni “Spine of God”, por supuesto, pero ¿realmente alguien lo esperaba?. Todo tiene su momento y su espacio, y éste su más reciente disco destila aquellos aromas pero desde una perspectiva más madura. Menos salvaje, menos anárquica, menos hambrienta del ruido y la psicodelia de antaño, sin duda, pero no se puede esperar que más de veinte años después todo suene a lo mismo. Cambian tus experiencias, tus vivencias, tu físico, tu mente y por tanto la manera de expresarte, pero la base está y de qué manera. “Last Patrol” es un disco que se disfruta de principio a fin, especialmente si eres un seguidor de la banda desde sus comienzos y deja claro que esta es una banda que todavía tiene cosas que decir en un futuro. (Ver vídeo)

Partiendo de esa premisa, el concierto fue maravilloso. Porque además una de las dudas que tenía en mi cabeza era el estado en el que me iba a encontrar al señor Wyndorf y tardó cero coma en despejármelas. Infinitamente mejor que la última vez que tuve la ocasión de verle hará unos tres años. Evidentemente no es ese frontman ultra chulo y descarado que era a finales de los años noventa pero está en un estado físico y vocal excepcional y eso se nota en directo. Nos olvidamos del chándal, de la actitud pasota y del hilillo de voz de ocasiones pasadas y nos damos de bruces con un tipo no solamente recuperado sino brillante en lo suyo. Desde el comienzo quedó claro con la hipnótica “I live behind the clouds”, que seguida del distorsionado y alucinógeno tema que da título al disco y de la sorprendente y acertadísima versión de “Three kingfishers” de Donovannos situaron ante un excelente comienzo que no fue sino el preludio de lo que quedaba por disfrutar. (Ver vídeo)

De ahí en adelante siguieron cayendo en el mismo orden en el que aparecen en la grabación el resto de temas, alternando canciones más clásicamente rockeras como “Hallelujah”, “Mindless ones” o “End of time”, con esos otros momentos más bajados de tono y más cercanos a jam sessions más orgánicas y primitivas como “The Duke (of supernature)” o “Stay tuned”. Todo ello interpretado por una banda a la que se nota cohesionada y que suena como un cañón, sin que uno particularmente echara de menos al gran Ed Mundell, gracias a la labor de los guitarras Phil Caivano y Garrett Sweeney y a la presencia oscura y casi invisible pero altamente efectiva de la sección rítmica que conforman Chris Kosnick al bajo y Bob Pantella a la batería. Un sonido bastante limpio (y más hablando de la sala donde se celebraba el concierto) que permitió disfrutar de esos cientos de detalles que conforman la no siempre fácil de asimilar propuesta musical de Monster Magnet. (Ver vídeo)

Hasta aquí la parte “polémica” del concierto. Alrededor podía escuchar desde comentarios ultra elogiosos ante lo que estábamos presenciando, hasta un sonoro y elocuente “Me aburroooooo!!!!”. Ahí ya es cuestión de cada uno. La parte final la dedicaron a desgranar cuatro temas de los más conocidos de su amplia discografía y aunque cada cual hubiera escogido sus propios temas, pocas pegas se le pueden poner a un final que incluye “Twin earth”, “Look to your orb for the warning”, “Dopes to infinity” y el consabido hit destroza gargantas “Space Lord” (cuya interpretación podéis ver más abajo cortesía de la casa), con el que pusieron broche final a una actuación impecable que me hizo salir de la sala con una sonrisa de oreja a oreja y con la sensación de haber recuperado con creces cada céntimo de euro pagado por la entrada. No son los Monster Magnet que tuve la oportunidad de ver comiéndose y arrasando los escenarios a los que se subían allá por 1999 teloneando a Metallica por toda Europa, pero desde luego son la versión más cercana a aquello que les he podido ver desde entonces y me quedo con la sensación agradable de haber recuperado a una banda para la causa, al menos para la mía. (Ver vídeo)

Jorge Delgado

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s