BUTCHER BABIES – MADRID

BUTCHER BABIES – Madrid 22/02/2014 (Sala Boite)

BBABIES-2-BY-EDUTUSETDifícil reto el que se me plantea al hacer la reseña de un concierto como éste y de una banda como la protagonista del mismo. Nadie se va a llevar a engaño si digo que el elemento, llamémosle sexual, es uno de los acicates del grupo, una de las razones que les han llevado a hacerse el más o menos pequeño hueco que se han hecho y un factor determinante para que buena parte de la concurrencia decidiera acudir a ver a la banda en lugar de realizar cualquier otra de las múltiples actividades que ofrece una ciudad un sábado por la noche. No seré yo el que critique a la banda por su puesta en escena. La provocación es una de las bases del rock y del metal y si dentro de un espectro mayoritariamente masculino como éste (aunque afortunadamente cada vez más poblado de género femenino) siempre se ha aceptado sin problemas que un frontman sea un tipo chulo, tatuado, cuadrado y con su melena al viento, no veo por qué nadie ha de rasgarse las vestiduras porque en este caso las vocalistas decidan aprovechar su más que evidente potencial sexual para llamar la atención. Ese tópico machista de qué grande es tal cantante porque se las lleva a todas de calle y se tira todo lo tirable y qué “zorrón” es tal cantante femenina porque enseña cacha está muy manido ya. Estamos supuestamente en el siglo XXI y estas cosas ya no deberían escucharse, aunque comentarios similares sobrevolaban la Sala Boite, para qué negarlo. (Ver vídeo)

Butcher Babies toman como ejemplo y homenajean sin ningún pudor a Wendy O. Williams, vocalista de The Plasmatics, de quien se consideran fieles seguidoras de su actitud, sus maneras y su trayectoria, como buena prueba de ello es que el nombre de su banda esté tomado de una de las canciones de la citada Williams. El shock rock es un género más y dentro del cual seguramente podríamos incluir a esta banda norteamericana afincada en Los Ángeles. Provocación, erotismo, descaro, imagen impactante, etc. De ese lado van sobrados, tanto los miembros masculinos de la banda como sin lugar a dudas las auténticas protagonistas del asunto, las cantantes Carla Harvey y Heidi Sheperd. Si bien su irrupción en la escena fue aún más demoledora, cuando salían a escena con el torso desnudo y tapando únicamente sus pezones con cinta adhesiva, ahora la cosa se ha moderado un poco. De mojigatas nada, en cualquier caso, que las chicas siguen sabiendo como sacarse partido, como podéis comprobar en los vídeos con los que siempre acompaño mis crónicas y que esta vez seguramente sean los más vistos (sobre todo si seleccionais la opción de 1080p en Calidad de imagen)…Lo dicho, en cualquier caso, si a estas alturas de la película nos vamos a sorprender por una imagen como la suya, apaga y vámonos. (Ver vídeo)

Otra cosa es ya lo musical y la importancia que le queramos dar a ese aspecto, tanto nosotros como espectadores como Butcher Babies como banda. Mi opinión personal, que no es más que eso, opinión y mía sola, es que no aportan nada especial musicalmente hablando. Cuentan con un ep de cuatro temas y éste, junto con su reciente primer largo “Goliath” es lo que nos están presentando en esta gira. No son malos temas, no es un desastre en absoluto ni nada por el estilo, pero no resulta especialmente alentador. De esos discos de usar y tirar, básicamente. En una línea Slipknot y similares desarrollan temas que podrían sonar mejor si aprovecharan el torrente vocal de las dos protagonistas (que sin duda lo tienen), pero que se quedan en canciones mil veces escuchadas. Es probable que de no ser por ese elemento escénico que las acompaña no pasaran de ser uno de esos nombres más pequeñitos que aparecen en la parte baja del cartel de cualquier festival pero lo cierto es que sabiendo sacar partido a su potencial ajeno a lo meramente musical están alcanzado cotas importantes en muy poco tiempo. (Ver vídeo)BBABIES-1-BY-EDUTUSET

El concierto duró escasos 50 minutos y repasaron sus dos referencias discográficas. Ni un solo pero que poner en cuanto a entrega, actitud y capacidad. Lo dejan todo encima de las tablas, van a piñón fijo y está claro que no son solamente imagen. Pero todo suena demasiado igual, demasiado a lo mismo, dando a veces la impresión de que llevas veinte minutos escuchando la misma canción sin parar y que no sabes cuándo ha terminado una y ha empezado la siguiente. Seguro que mucha gente salió encantada de allí y más seguro es aún que si yo digo lo que voy a decir, dentro de 3 años estarán encabezando el Download, el Graspop o el Hellfest, pero a fuerza de ser asquerosamente sincero, a mí me parecieron mucho ruido y pocas nueces. De hecho es una pena que si bien en disco todavía se aprecien ciertas diferencias vocales entre Harvey y Sheperd, en vivo no explotan tanto dichas diferencias y los tonos se igualan más hasta hacerlas prácticamente indistinguibles (salvo ciertos momentos de la amiga Sheperd, que cuando se pone a berrear me dejó claro que no la quisiera yo tener de compañera de piso…). El resto del elenco del grupo pasa totalmente desapercibido y queda en un evidente segundo plano ante la arrolladora presencia de sus colegas féminas y lo cierto es que tampoco aportan nada diferente ni especial, limitándose a servir de mero acompañamiento para el lucimiento de las mismas. (Ver vídeo)

¿Son un mal grupo en vivo?. No. ¿Son malas las canciones?. Dependerá de cada uno, para mí muy normalitas. ¿Son un timo?. No, eso no, ni de coña. ¿Mi sensación general?. Si cierro los ojos para solamente escuchar, me dan la impresión de ser un grupo más como tantísimos otros. Si los abro, me dejan mejor impresión porque (no nos vamos a engañar) uno se siente atraído por otros aspectos, se deja llevar sin querer y la música pasa a ser algo secundario ante la evidencia de lo que tienes delante. Tampoco creo que sean un producto porque se ve que disfrutan con lo que hacen y no creo que ninguna de las dos esté en esto solamente por dinero. Ambas tenían sus carreras paralelas y por ejemplo Carla Harvey, además de haber participado en varias producciones de soft porn, tiene estudios superiores y ha trabajado embalsamando cadáveres. Opciones para ganarse la vida tienen muchas y si han tirado por la música será porque les apasione lo que hacen. Otra cosa será que le apasione a quién les oye o les ve. Quien vaya a un concierto por lo meramente musical no saldrá encantado con Butcher Babies. Quien aprecie en un concierto otros aspectos y lo vea más como una experiencia y un espectáculo lo disfrutará más. O eso creo. Personalmente veo a la banda como una gran calada de humo (pongamos que de un puro excelente en lugar de un simple cigarrillo) pero que como tal se desvanecerá con el tiempo.

Jorge Delgado

Fotos by Eduard Tuset- Concierto de Barcelona

http://www.flickr.com/people/27222044@N05/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s