SEPULTURA – MADRID

SEPULTURA + LEGION OF THE DAMNED + FLOTSAM AND JETSAM + MORTILLERY, MADRID 27/02/2014 (Sala Shoko)

 Parafraseando el título de la novela de Miguel Delibes nos encontrábamos el pasado jueves ante “Cinco horas con el thrash”. No parecía desde luego una mala idea para pasar la tarde/noche de un jueves y vistas las conclusiones a posteriori, lo cierto es que mereció muy mucho la pena. Una sesión intensa como pocas que acabó convirtiendo las cinco horas en cinco minutos y transformando esta gira (que es casi más un mini festival) posiblemente en una de las mejores citas de los últimos meses. Por la calidad de las bandas, por su entrega encima del escenario, por su buen sonido y porque sirvió como acicate para recuperar temas y grupos injustamente aparcados y para descubrir otros que vienen pisando muy fuerte por detrás para animar este cotarro que ya de por sí ha vuelto a resurgir de sus cenizas en los últimos años a base de combos pequeñitos en cuanto a atención mediática pero sobrados de aptitudes que tratan de reivindicar la base de los grandes grupos que iniciaron este movimiento hace ya la friolera de más de 30 años, que se dice pronto.

MortilleryAbrieron el maratón los canadienses Mortillery, quienes a pesar de su juventud cuentan en su haber ya con un ep y dos discos, siendo “Origin of extinction” su última carta de presentación para esta gira. Practicando un thrash metal clásico de la vieja escuela cumplieron con creces su labor de calentar el ambiente para lo que se avecinaba más adelante y salieron de la más que difícil prueba de iniciar una jornada tan potente con buena nota. En apenas seis temas y media hora de actuación mostraron que cuentan con canciones más que dignas y con un futuro interesante por delante. (Ver vídeo)

Para mi gusto destacaron quizás más en lo musical que en lo vocal. Si bien la voz femenina de Cara McCutchen le añade aspectos positivos y diferentes a su propuesta, en directo suena demasiado lineal mientras que en disco los diferentes matices se aprecian más. Creo que dejaron buenas sensaciones entre el personal allí presente, que aunque no era todavía demasiado dada la prontitud del comienzo del concierto, quedó satisfecha con su propuesta. Una banda muy joven, y eso quizás se nota en ciertos momentos, pero que con el tiempo y a base de patearse los escenarios tienen potencial para ir a más. Habrá que seguirles la pista. (Ver vídeo)

Sin solución de continuidad pasamos de una banda reciente a unos auténticos clásicos de todo este asunto, los norteamericanos Flotsam and Jetsam. Por unas u otras razones nunca los Flotsam&Jetsamhabía visto antes y la verdad es que la espera me ha merecido la pena. Si bien suelen ser reconocidos como el grupo del que surgió Jason Newsted, responsable casi integro del enorme “Doomsday for the deceiver”, para luego abandonar sus filas y unirse a las huestes de James Hetfield y compañía, no es menos cierto que tan sensible baja en sus filas no les impidió publicar grandes discos como “No place for disgrace” (recientemente regrabado por la formación actual de la banda), “Cuatro” o los más recientes “The cold” y “Ugly noise”. (Ver vídeo)

Liderados por el incombustible Eric “AK” Knutson a la voz, nos deleitaron con un setlist de clásicos de su discografía aderezado con alguna pincelada de sus últimas entregas. Tener la oportunidad de escuchar en directo temas que han formado parte de tu crecimiento personal dentro de este estilo y que son clásicos de pleno derecho como “Dreams of death”, “No place for disgrace” o esos diez minutos sin parar en los que juntan “Hammerhead” y “Iron tears” ya me compensaron el precio de la localidad. Porque además lo hicieron bien, realmente muy bien. Siempre está el temor de encontrarte con una banda desarraigada o que arrastra su leyenda para poder pagar la hipoteca pero no es el caso de Flotsam and Jetsam. (Ver vídeo)

Sumémosle a lo anterior que sus temas más novedosos suenan geniales. Quizás en una onda menos thrasher y más cercana a un heavy metal más clásico, pero con la contundencia del primero siempre presente. Sirva “Gitty up” como buen ejemplo de ello y como un tema que a buen seguro no dejarán de tocar desde ahora en sus conciertos, porque además cuenta con elementos casi festivos en él (aunque esto suene obsceno) que creo gustan a toda la audiencia. En muy buena forma y con semejante bagaje de canciones es muy difícil no salir sonriendo de su show y rememorando tiempos pasados con alegría. No sé, quizás me deje llevar por la nostalgia, pero me encantó su actuación y me prometo a mí mismo intentar volver a verles más pronto que tarde y proclamar su injusto olvido allá donde me dejen. (Ver vídeo)

Legion of the Damned La más grata sorpresa de la noche me la dieron los holandeses Legion Of The Damned. Si bien cuentan con una carrera de veinte años a sus espaldas he de reconocer que es un grupo al que apenas había prestado atención. Después de lo visto y escuchado entono el mea culpa y me pongo pero ya a recuperar la discografía de esta banda. Sí había disfrutado y mucho de “Ravenous plague”, recién salido del horno, pero nada más. La sensación después del concierto fue de: “Jooooooooder….”. No se me ocurre mejor expresión que esa para definir su actuación. Lo siento, soy así de corto, esto lo hago por placer y me falta vocabulario periodístico musical. (Ver vídeo)

Conocía los temas que interpretaron de ese tan cercano disco pero es que el resto no solamente no se queda atrás sino que incluso lo mejora. Con una propuesta más radical que el resto de los integrantes de este packitinerante, más cercana al death que al thrash en ocasiones, salieron a comerse la sala Shoko y lo lograron con creces en su casi una hora de actuación. Una presencia escénica inmejorable, capitaneada por la voz de Maurice Swinkels, unos riffs demoledores y una base rítmica digna de elogio que taladraron los oídos de la concurrencia que a esa hora casi llenaba la sala. De hecho se notaba que este era un grupo al que la gente le tenía muchas ganas y que todo el mundo traía los deberes hechos de casa menos yo. (Ver vídeo)

Diría que hubo un detalle que lastró un poco su actuación y que le impidió llegar al sobresaliente y es el sonido, porque quizás fueron la banda que peor sonó. Y no porque lo hicieran mal, porque en general fue muy bueno en los cuatro grupos, pero sí es cierto que sonó un pelín más embarullado que el resto y especialmente les costó dar con el sonido de la batería, al menos  así me pareció en la zona de la sala en la que me encontraba. Incluso a pesar de eso, para mí fueron un descubrimiento alucinante y si bien recomendaría escuchar temas como “Mountain wolves under a crescent moon”, “Black baron” o “Summon all hate” de su última obra, creo que el resto de temas que sonaron empezarán a formar parte en breve de mi lista de reproducciones favoritas. Aunque sea tarde, me encanta descubrir constantemente grupos como éste. Así da gusto. (Ver vídeo)

Por si no habíamos tenido suficiente todavía quedaba el último bocado. Y vaya plato. Si últimamente puebla las cartas de los restaurantes un postre conocido como “muerte por chocolate”, yo aplicaría ese calificativo sin duda a la actuación de los brasileños Sepultura. Una lección de METAL en mayúsculas como solamente puede dar una banda de su categoría y su trayectoria. Una ristra de temones inacabable coronada por una presencia escénica, una cercanía y un saber hacer que solamente una banda que lleva treinta años en esto sabe y puede ofrecer. Hora y media de éxtasis sónico. Sí, lo digo así de claro y me quedo tan pancho. Ahora es cuando lo justifico, no dejo títere con cabeza y me llueven los palos por todas partes. Me da lo mismo, comienza el baile… (Ver vídeo)

Curioso el asunto Sepultura. Denostados por mucha gente desde que abandonaron sus filas, primero uno y más tarde el otro, los hermanos Cavalera. Sí, he dicho abandonaron, porque nadie los echó, se fueron ellos Sepultura-1solitos. A partir de entonces ya solo importa Soulfly porque Max Cavalera era Sepultura y no esto. ¿Os habéis detenido lo más mínimo en escuchar los discos que ha ido sacando la banda desde entonces?, ¿estamos teniendo en cuenta las interminables giras que se marcan año sí y año también tocando en todas partes e importándoles lo más mínimo hacerlo ante 100 que ante 10000 personas?. ¿Qué no gustan los discos?. Perfecto, faltaría más que no se pudiera decir. Seguramente incluso tengan toda la razón los que lo hacen. Pero la falta de respeto y la sorna que se enarbola contra esta gente (al estilo de la que se hace con otra banda un poco más conocida y que no voy a nombrar porque entonces ya arde Troya) me enerva hasta entrarme ganas de asesinar. (Ver vídeo)

La calma y la paciencia heredada por mis genes maternos me impidieron llevar a cabo lo que mi corazón me proponía y me están permitiendo poder escribir esto desde mi casa y no desde la cárcel. Años de escuchar y leer barrabasadas, y para cerrar el círculo sale uno a echarse un cigarrito justo antes del comienzo de su actuación y vuelve a escuchar comentarios como: “Ya nos podemos ir a casa que esto ha terminado”, “Después de Arise son un grupo para gente con rastas”, “Esto que viene ahora no es Sepultura” o “a ver qué hacen estos impostores”. La sangre empieza a hervir y uno tiene que respirar profundo para no liarla. Me repito como la cebolla: ¿qué no te gustan sus últimos discos?. Genial, hay montones de bandas ahí fuera a las que prestar atención. Pero tirar por tierra y denigrar de esa manera a este grupo con los conciertos que ofrecen se me escapa a toda comprensión. ¿Pero con quién demonios habéis empatado vosotros para usar esos adjetivos?. (Ver vídeo)

¿Impostores?…Para impostura la de Cavalera Conspiracy, que tocan cuatro temas que no les interesan ni a ellos para tener la excusa de tocar tropecientos temas de tu antigua banda y pasearte por los festivales de media Europa acumulando pasta en la cuenta. Que a estas alturas se dude de la calidad de Andreas Kisser o Paulo Jr. (miembros fundadores de la banda como el resto, por cierto) y de la gran aportación que lleva haciendo Derrick Green al sonido del grupo durante más de quince años me supera con creces. Solamente espero que los que hacían esos comentarios se quedaran a ver el concierto. Solamente entonces y aunque sea solamente en la intimidad y sigan diciendo lo mismo de cara a la galería con los colegas, quizás cambiaron de opinión ante lo que pudimos presenciar. (Ver video)

Un concierto claramente diferenciado en dos partes. Una primera en la que se dedicaron a desgranar temas de sus últimos discos, incluyendo varios de su reciente gran álbum cuyo título es tan largo que prefiero no mentarlo para no alargar esta reseña más de lo que ya lo estoy haciendo. “The Vatican” o “Manipulation of tragedy” sonaron como los temazos que son y entre medias nos fueron deleitando con perlas más clásicas como “Propaganda” o su acertadísima versión del tema de New Model Army The hunt”. Interpretaciones impecables acompañadas de un sonido grandioso para rematar la jugada en esa segunda parte de la actuación que sirvió como broche final a una soberbia performance y en la que encadenaron uno tras otro los hits más reconocibles de su carrera con una actitud y aptitud que en nada desmerecen a la forma en que los tocaban junto a los hermanísimos. Una actuación excelsa a la guitarra por parte del nunca suficientemente valorado Andreas Kisser. Esa labor oscura pero que le da un empaque único al sonido del bajista Paulo Jr. Eloy Casagrande cumpliendo no solo con profesionalidad sino con todo su alma en los tambores haciendo olvidar a Igor. Y Derrick Green manteniendo una voz y una planta en escena a la que el amigo Max hace años que no llega ni por casualidad. (Ver vídeo)

Inner self”, “Territory”, “Refuse/Resist”, “Arise”, “Ratamahatta” y “Roots bloody roots”. Seis temas por los que miles de grupos en este mundo matarían por acercarse a componer alguna vez y de los que Andreas Kisser y Paulo Jr son tan responsables o más que los otros dos anteriores componentes. Dicen que a la tercera va la vencida, a ver si es verdad: proclama a los cuatro vientos que no te gustan sus últimos discos, no vayas a sus conciertos si no quieres, pero no me faltes al respeto de esa manera a unos tíos que llevan pateándose el mundo y los culos de los demás más tiempo del que nunca harán muchas otras bandas. Llevaba mucho tiempo viéndoles únicamente en festivales y ansiaba volver a verles en un pequeño recinto cerrado. Muy grande lo que hicieron y mucha baba la que se me cayó a lo largo del show. Dadme el premio “orejas de madera” al gilipollas del año pero yo salí con el convencimiento de haber visto una lección de estilo como pocos están capacitados para dar a estas alturas. Ya me callo, podéis empezar a insultarme. (Ver vídeo)

 Jorge Delgado

Fotos by  Carlos  Oliver – Concierto Barcelona

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s