ROBIN BECK – MADRID + BARCELONA

ROBIN BECK + HOUSE OF LORDS, Madrid 14/03/2014 (Sala Arena)

cartel (2)Ufffff….bien y mal, muy mal. Sí pero no. Positivo y (bastante) negativo. Seguramente no es esta la forma más ortodoxa de comenzar una reseña de un concierto pero si buscáis “profesionalidad” o dejes más clásicos copiados de cualquier revista musical seria y perpetrada por supuestos entendidos en la materia no estaríais leyendo esto. Creo que en Tremors nos caracterizamos por hacer lo que hacemos desde nuestro más profundo amor y pasión por la música y con el único objetivo de intentar transmitir los sentimientos que nos provocan los grupos y artistas y sin la menor pretensión de convencer a nadie ni sentar cátedra sobre nada. Somos simples aficionados a la música que plasmamos en la red nuestras opiniones y ya estáis vosotros para decidir si estáis de acuerdo o nos colgaríais del palo mayor de la plaza. Dogmatismos fuera, simples y llanos puntos de vista.

Lo que prometía ser una noche de hard rock y AOR en todo su esplendor se quedó para mí en un auténtico “quiero y no puedo” salpicado por matices buenos e interesantes pero no los suficientes como para convencerme. Empiezo por flipar con enterarme una hora antes del concierto de que había un tercer grupo en el cartel: Estrella. Desconozco completamente a esa banda y no diré una sola palabra de ellos porque no los vi, pero tampoco ayuda mucho la escasa, o más bien nula, promoción de su actuación. No aparecían por ninguna parte en los carteles, eventos de las redes sociales, etc. No me parece la mejor forma de organizar algo y mucho menos de ayudar a una banda nobel a expandir sus mejores o peores cualidades musicales. Yo me sentiría ninguneado pero a lo mejor es el precio que uno tiene que pagar cuando está empezando en esto. Alguno ya se estará tirando de los pelos y acordándose de mi familia en estos instantes pero es lo que hay.

House Of Lords siempre han sido un grupo un tanto diferente dentro del mundo del hard rock y su música siempre se ha salido un poco de los cánones más houseoflordsclásicos del género. Su propuesta ha sido casi desde el principio más sofisticada (odio esta palabra) y más “seria” que la del resto de sus contemporáneos del género. No fue hasta hace un par de años o tres (mi memoria flaquea ya) cuando tuve la ocasión de verles por primera vez en la esperemos que no definitivamente defenestrada Sala Caracol y tengo que decir que guardo buenos recuerdos de aquella noche. De hecho, bastante mejores que los que tengo de la del otro día. Me parecieron un grupo más que correcto, con una presentación interesante, aunque al que le faltó cierto punch para acabar de rematar una jornada perfecta. Aún así me gustó lo que vi y oí. (Ver vídeo)

Probablemente es ese tono elaborado y elegante que caracteriza su música y que les separa de ese ambiente más festivo del resto de bandas de su estilo lo que convierte sus conciertos en espectáculos más fríos, algo que no tiene que ser necesariamente peor, porque te ayuda a centrarte más en lo meramente musical y olvidarte de otros artificios. Pero es que precisamente ahí es dónde reside el problema del concierto que nos ofrecieron: los artificios. Tanta historia pregrabada: introducciones de canciones, todos los teclados, todos los coros…da tanta sensación de frialdad que le resta verosimilitud al conjunto y uno acaba dudando hasta de si la voz de James Christian también estaba grabada. No creo que llegara a ese punto y de hecho en temas como “Can´t find my way home”, más sencillos y liberados de tanta pomposidad sonaron más que bien. (Ver vídeo)

Una banda que cuenta con un compositor y cantante tan brillante como Christian, un guitarra tan competente (y en ocasiones desaprovechado) como Jimi Bell y una sección rítmica más que digna, debería ser capaz a estas alturas de ofrecer bastante más. Quizás fue simplemente una mala noche pero dieron sensación de limitarse a cumplir el expediente. Cuando tienes al batería de tu grupo más pendiente de programar el aparatito que hace que suenen todos los pregrabados y pulsar el botón adecuado antes de que empiece cada tema que de interpretar el mismo, dejas una sensación agridulce entre el personal. Tocaron unos 40 minutos y sin ser un show desastroso creo que con mucha suerte y benevolencia por parte del profesor llegarían al aprobado raspado. ¿Un mal día o una constante a lo largo de la gira?. Pues habrá que escuchar y leer más comentarios. (Ver vídeo)

robin01         Con apenas un cuarto de hora de lapso volvieron a saltar a escena como banda acompañante de la protagonista de la noche: Robin Beck. Porque el grupo es el mismo, salvo el añadido del guitarrista madrileño Jorge Salán, que ya ha tocado con ellos en varias ocasiones, incluyendo su actuación en esa Meca del estilo que es el Firefest. A los que tuvimos la suerte de ver aquel concierto hace dos ediciones, el factor sorpresa no nos afectó. Porque la vimos en una forma excelente, con unas tablas como la que más y una gran voz para los años que contemplan a la susodicha. Aquellos que la vieran en la Sala Arena por primera vez seguramente alucinaron o por lo menos disfrutarían bastante con ella y sus (escasos) temas. Confirmó lo que ya habíamos podido ver hace año y medio. Nada que objetar en cuanto a voz, entrega, comunicación con el público y presencia escénica. Pero es que hay tantos “peros” que ponerle alrededor que lo que podía haber sido un gran concierto a mí se me quedó en un suspiro, uno de esos conciertos de usar y tirar. Y es una pena, porque la historia daba para mucho más. (Ver vídeo)

Primero la banda, a la que no se veía especialmente motivada. Christian decidió que ya había hecho bastante con su propia banda y se puso las gafas de ver para acompañar a su mujer. Sí, será un detalle absurdo para muchos pero para mí denota falta de interés. Es como decir: “yo ya he hecho mi trabajo por hoy, ahora me pongo las gafas y las pantuflas para estar comodito en casa”. Jimi Bell simplemente creo que se aburría soberanamente, porque las partes de guitarra de estos temas deben ser para él como tocar con los ojos cerrados, una mano rota y la otra con dos dedos de menos. Está hecho para tocar otro tipo de temas. El bajista más de lo mismo y el batería, al igual que antes, más pendiente de los botones de su aparatito que de su instrumento. Jorge Salán era el único que parecía querer ponerle un poquito de interés al asunto, encargándose de la mayoría de los solos pero aún así parecía más desubicado que un pulpo en un garaje. (Ver vídeo)

En segundo lugar la propia Robin Beck. Porque estando tan bien como está vocalmente, teniendo esa planta escénica tan contundente a pesar de su pequeño tamaño y con lo bien que interpretó el repertorio de canciones clásicas de su carrera, ella solita fue en buena parte responsable del fiasco. No sé si el viernes comió lengua o se bebió dos jarras de sangría al sol que calentaba de lo lindo en la Plaza Mayor, pero no había forma de callarla. Una cosa es comunicar con el público y otra muy distinta pasarse tres pueblos. Creo que yo pagué por ver un concierto y no un monólogo amenizado con música de vez en cuando. En serio, había charlas entre tema y tema más largas incluso que los propios temas que iba interpretando entre parrafada y parrafada. Sus propios compañeros de escenario se miraban de vez en cuando y creo que alucinaban ellos mismos y no sabían dónde meterse en ocasiones, con una sonrisas forzadas que delataban que aquello no era muy normal. (Ver vídeo)

Porque además estás en un país en el que la lengua materna no es la tuya y por más que bastantes de los asistentes se defiendan con el inglés y te entiendan, seguramente buena parte del público se quedó a dos velas sin entender un carajo de lo que estaba contando. Me alegro por ellos. Para mi desgracia yo me enteré. El rollito Pimpinela con Christian, las anécdotas de su hija y su recién estrenado novio, algunas referencias eróticas pasadas de rosca y para rematar el dantesco episodio de subir al escenario a una persona del público para darle una lata de Coca Cola antes de tocar el tema que sirvió como banda sonora de un anuncio de la marca y que la ayudó a hacer subir su carrera como el gas de dicho refresco. Así no Robin. Si te hubieras limitado a interpretar tus temas, con la calidad que atesoras y la de la banda que tenías detrás, hubiera resultado un concierto de lo más disfrutable. Como el que vimos en el Firefest, tan simple como eso. (Ver vídeo)

El repertorio en sí fue tan bueno como corto, con los temas más claves de su carrera y la única novedad del tema “Catfight” de su más reciente publicación. Esa es otra de las cosas que duelen, porque cuando la banda tocaba y ella cantaba todo era más que correcto, hasta genial en ocasiones, pero no puedes estar una hora encima del escenario de la que al menos 20 minutos (si no más) se te vayan en rajadas sin sentido que impiden a tu público escuchar otros tantos clásicos más algún que otro tema más de un último álbum que es bastante bueno además. Música, lo que se dice música, faltó mucha. La broma final es que después de desperdiciar la mitad del tiempo de que dispones en chorradas, digas que por desgracia la sala tiene curfew (límite de hora) e interpretes deprisa y corriendo “Hide your heart”. De traca. (Ver vídeo)

Como decía antes, quiero oír y leer más sobre esta gira y lo ocurrido en otras fechas de la misma, porque espero que lo vivido aquí fuera solamente un día en el que se juntaron circunstancias que hicieron que pasara lo que pasara. Por el bien de los propios músicos y por encima de todo de los asistentes, que no pagamos precisamente una módica cantidad. Releyendo esto antes de enviarlo al jefe me pregunto todavía si estoy siendo excesivamente duro y el de la mala noche fui yo. Hay dos detalles finales que me reafirman en mi visión, que por supuesto muchísima gente no compartirá con todo el derecho del mundo.  Dado que tenemos un 2×1 en bandas y compartimos componentes, ¿tan difícil era llevarse de gira un teclista que le diera base al asunto y evitara esa sensación de artificialidad?, ¿tanto va a cobrar?. Y segundo, y esto se lo debo a una pareja que me señaló el detalle que yo no había percibido (gracias Silvia y Kike), ¿tan poco te quieres y te respetas como para vender en el puesto de merchandising oficial un DVD pirata con cuatro video clips y una entrevista, adornado con una hermosísima a la par que cutre fotocopia en color como portada, al precio de 20 euros?.  Lástima me da no haber podido ver a Estrella, seguramente fueron lo mejor de la noche. Mejor paro aquí.

Jorge Delgado

ROBIN BECK – BARCELONA

Bueno..os prometo que se me hace difícil comentar según qué situaciones…nada agradables que de tanto en tanto, por suerte, nos toca vivir a los que aún nos acercamos a ver shows en directo.

No voy a entrar en juicios, sólo contar la película o al menos hacer una sinopsis ya que es larga de cojones, os haré una exposición de los hechos y luego añadiré algún comentario, siempre desde el respeto y la comprensión…lo mismo que al menos espero que se sienta hacia mí como público…
20.30..llego a la sala, aún sin la entrada en el bolsillo…casi 30€ no los puedo adelantar así como así y más a sabiendas de que no se van a agotar tickets. Mientras estoy en la cola saludando a colegas y amigos veo que James Christian y Robin Beck salen de la sala y entran en un coche…pensé, joder! la cosa parece que va con retraso…si empiezan dentro de media hora…bueno, no pasa nada…
Por ahí las 21.15 se me dice que no hay banda!! que se les ha estropeado la furgoneta de los músicos que acompañan al matrimonio por ahí Francia, y que además se han perdido por lo que el show está en el aire…mientras tanto y ya pasadas las 21,30h me dicen que sale la banda telonera, ESTRELLA…sigo sin comprar la entrada porque NADIE me garantiza que habrá concierto…pero los teloneros están tocando..eeeing???
Ya son más de las 22 y la cosa no está clara…se dice que tal vez se arregle un acústico con Christian/Beck…si ella accede..que no está nada claro….empiezo a pensar que si salen y tocan la pandereta, el importe de la entrada ya no se devuelve..por lo que prefiero esperar…
Al loro como diría aquel!! confusión e indignación por partes iguales se dan cita en los alrededores (bares) de la zona…rajadas de todos los tipos y colores…con mayor o menor razón…pero rajadas al fin y al cabo…y no me extraña…cuando a las 22.45 se nos dice que ha llegado la banda…como?? todos sabemos que en la Luz de Gas son muy estrictos con los horarios (y careros con las bebidas..pero eso es otra historia..) por lo que a las 00.00 tendremos que estar fuera de la sala…qué van a tocar las dos bandas??
Pasadas las 23.00 se nos comenta que la cosa ya está arreglada (para flipar si a eso le llamamos arreglarlo…)…HOUSE OF LORDS tocarán tres temas y ROBIN BECK lo que quede de tiempo…hostia puta!!
Decido entrar…si, soy gilipollas…o muy fan de la movida…y bueno…lo que comenta Jorge pero sin tanta diatriba por parte de la vocalista, sólo faltaba eso!!..Mucho pregrabado, la banda perdidísima, Jorge Salán..qué hacía alli?…samples…fríos…fallos en los instrumentos…no me extrañaba, no habían ensayado!!eso si, ROBIN BECK canta muy mucho…y faltaron muchas…de HOUSE OF LORDS ni os cuento lo que faltó…aunque también se me hace extraño la enorme bronca que llevaba más de uno porque  no tocaran..si cuando han venido en solitario hemos sido un puñado los que hemos ido a verlos…
Total y resumiendo…nos han tomado el pelo: los promotores? las bandas? valía la pena pagar ese dinero por ver sólo a Robin? es verdad que la gente de la sala nos querían avisar y no les dejaron?cuánto había de pregrabado allí?
Bueno..esto es lo que hubo…a partir de aquí…que cada uno saque sus conclusiones…
Jaume Bellini
Anuncios

Un pensamiento en “ROBIN BECK – MADRID + BARCELONA

  1. Al menos en Bilbao ayer mi sensación fue la misma, sólo que House of Lords estuvieron aún peor, muy fríos encima recortaron tres canciones del setlist inicialmente previsto, dejando fuera clásicos de último cuño como S.O.S., y todo creo que porque a James Christian se le estropeó el pinganillo a mitad de concierto. Total, una hora de concierto, y eso que aquí tocaron como cabezas de cartel. Muy mal. También les vi en la Caracol hace 2 años y me gustaron mucho mas.
    Y Robin Beck… Lo que has dicho, mucho hablar y poco cantar, aunque bien, eso si. La chorrada de la coca cola, muy desafortunada por cierto con la que esta cayendo con los despidos etc. Otra hora de concierto y poco más.
    Yo si que vi a Estrella y aunque no les conocía si que puedo decir que al menos le pusieron muchisimas ganas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s