AMENRA – MADRID

AMENRA + SYNDROME, Madrid 18/04/2014 (Sala Shoko)

 

Viernes Santo. No se me ocurre mejor día en el calendario para juntar en un solo bolo a cuatro bandas del calibre y las características de AmenraTreha SektoriOathbreaker Hessian. En unas fechas como éstas y en una tarde en la que el centro de la capital se encontraba cortado en buena parte por las numerosas procesiones católicas que inundaban las calles, un pequeño grupo de irreductibles resistiría a la presión ambiental y a su manera, realizaría una pequeña peregrinación a la sala Shoko al más puro estilo de sus hermanas mayores, aunque con señas de identidad “pelín” diferentes a ellas. Desde que se anunció esta gira y pudimos comprobar las fechas, muchos pensábamos que el hecho de poder ver a esas cuatro bandas juntas ese día tan especial era la señal del Maligno que estábamos esperando. Pues nada, o triunfó el bien sobre el mal o Belzebú tenía otros planes ese día, se entretuvo deglutiendo torrijas y se olvidó de nosotros porque la fiesta pagana acabó en fiasco.

El asunto empezaba prontito, dado el número de bandas participantes y por lo tanto allí me presenté a la hora en la que estaba previsto el comienzo de la actuación de los belgas Hessian. Raro me pareció ver las puertas de la sala cerradas y una pequeña cola de asistentes, dado que la sala Shoko ha sido un ejemplo de puntualidad y de hacer bien las cosas desde que hace unos pocos meses entró en el circuito de las salas que programan conciertos. Un pequeño folio escrito a mano y colgado en la puerta era presagio de malas nuevas y así se podía leer que por problemas técnicos solamente actuarían Oathbreaker y Amenra. Mal empezábamos, aunque al menos no se había suspendido el cartel completo y la banda principal iba a actuar. Ok, retraso en la apertura de puertas. Nada nuevo para los que tenemos el culo pelado de acudir a conciertos y a continuación tiramos de la vieja técnica del par de cervezas en un bar cercano para tratar de paliar el inevitable cabreo. Uno piensa en que al menos va a ver la mitad del cartel y que Oathbreaker eran los teloneros que más le atraían y con eso y la ayuda inestimable del alcohol se calman los ánimos.

Un buen rato después vuelvo al lugar del crimen y me encuentro con cierto revuelo en la puerta. El folio ha sido modificado de nuevo y donde antes ponía Oathbreaker ahora aparece un tachón enorme y aparece un nombre nuevo:Syndrome. La cosa se ponía cada vez mejor. La verdad es que si hubiera escrito esto justo después del show probablemente el jefe me hubiera censurado la reseña porque el cabreo mal disimulado se había convertido ya en indignación y no me salían más que espumarajos verdes por la boca. Lo cierto es que tras leer las explicaciones de la promotora y de las bandas al día siguiente, uno empieza a entender mejor la situación, se tranquiliza y las aguas vuelven más a o menos a su cauce, porque algo revueltas siguen y más adelante expondré mis argumentos.

Entro finalmente en una sala en la que las conversaciones giran todas en torno a lo mismo, como no podía ser de otra manera y en la que más de uno se planteaba largarse y pedir cuentas antes de ello. La razón de ser de mi presencia allí no dejaba de ser la de ver por primera vez a Amenra, por lo que decidí quedarme pese a todos los inconvenientes. Lo cierto es que la furgoneta que trasladaba a las bandas teloneras y parte del equipo sufrió una avería en su trayecto desde Oporto, donde habían actuado la noche anterior. Al parecer se hizo todo lo posible por solventar el incidente pero no hubo manera y supongo que en ello influyó justamente que la fecha fuera festiva en todo el país y que es un día en el que todo se paraliza y me temo que es difícil arreglar nada a última hora. Para salvar al menos la actuación del grupo principal, la promotora además se encargó de alquilar material extra por su cuenta. Algo que es de agradecer, sin duda.

Como aperitivo al plato principal nos encontramos con Syndrome. Desde mi más absoluto desconocimiento de su propuesta, uno se entera justo antes del comienzo de que es un proyecto paralelo de uno de los miembros deAmenra, concretamente de su guitarrista Mathieu Vandekerckhove. En un principio parecía un buen gesto por parte de la banda. Por circunstancias ajenas al control de todo el mundo se han caído los tres grupos que les llevan acompañando toda la gira europea. Bien, improvisamos y compensamos de alguna manera abriendo boca para nuestra audiencia con esta presentación.

AMENRA1-BY-EDUTUSETLa presentación se convirtió en apaño y el apaño en el más terrible de los aburrimientos. Resulta que el proyecto paralelo consiste en poner un disco de fondo con sonidos pregrabados de todo tipo sobre los que interactúa un Vandekerckhove cómodamente sentado en una silla, tocando algún acorde aquí y allá y susurrando a un micrófono unas (me imagino) supuestamente trascendentales frases de vez en cuando. Todo eso amenizado con una proyección de vídeo que incluía olas de mar, imágenes de cascadas, campos florecientes y demás parafernalia naturalista. Si te regalan peyote con la entrada, estás en tu casa tirado en el sofá con 40 de fiebre, acabas de volver del Tibet o estás en pleno proceso de meditación mística para hacerte uno con el cosmos, supongo que ésta es la banda sonora perfecta. Pero este proyecto no está hecho para verlo ni oírlo en un concierto. Y menos con la que teníamos encima. Que se agradece la idea y el intento amiguetes de Amenra, especialmente a Mathieu Vandekerckhove, al que le tocó comerse el marrón, pero no coló. Los bostezos eran evidentes, las escapadas a las barras se acrecentaban, los sofás del fondo de la sala presentaban un lleno absoluto y más de uno volvió a fumar tras muchos años de haberlo dejado. Durante el tiempo que logré soportar hubo un tipo que incluso se tiró al suelo todo lo largo que era en las primeras filas y no creo que fuera para imbuirse mejor de los pasajes atmosféricos que sonaban. Algún hipster del metal fliparía con la propuesta. Yo me aburrí hasta límites insospechados, pero allá cada cuál.

Con los precedentes que llevábamos acumulados os podéis imaginar que el ambiente para recibir a los largamente esperados Amenra no era el más propicio. A pesar de ello uno hizo de tripas corazón y se dispuso a disfrutar lo máximo posible de su performance siendo lo más objetivo posible. Fue un buen concierto, no la demostración absoluta de perfección que uno esperaba, pero fue un buen concierto. En esta opinión influirá quizás todo lo narrado anteriormente. Los belgas cuentan con cinco discos a sus espaldas amén de varios splits con otras bandas y en sus quince años de carrera han logrado consolidar una buena base de fans, que junto con las más que evidentes dotes de estos músicos para esto del sludge doom o cualquiera de las etiquetas que se les quieran colgar, han logrado convertirse casi en un grupo de culto. Y sin el casi, dado que ellos mismos han venido a denominar a su propuesta y a sus miembros como un colectivo artístico y musical conocido como Church of Ra. (Ver vídeo)

 

No se si en esa furgoneta averiada iba parte del montaje del grupo y nos lo perdimos como tantas cosas en esa aciaga tarde/noche o simplemente es tal y como lo vimos, pero sí eché en falta cierta ambientación. Nunca los había visto en directo y tantos años de leer sobre ellos quizás me habían creado en el subconsciente una imagen distorsionada de lo que son sus presentaciones en vivo. No había trajes ni disfraces extraños, velas iluminando el escenario ni nada por el estilo. Cinco tipos en vaqueros y camiseta, con una iluminación ya no tenue sino prácticamente inexistente, machacando los oídos del personal de forma inmisericorde durante sesenta minutos. Tengo que reconocer que asistir al concierto fue una buena experiencia personal, a pesar de los pesares. (Ver vídeo)

 

Su repertorio, corto en cuanto a temas dada la enorme duración de los mismos, se basó en su mitad en la presentación de su último álbum “Mass V”, del que interpretaron 3 de sus 4 temas: “Boden”, “A mon ame” y “Nowena | 9.10”. Canciones que sonaron realmente bien y que junto a clásicos ya de su discografía como “The pain it is shapeless” (con la que abrieron la actuación), “Razoreater”, “Terziele” o la final “Silver needle golden nail” completaron un concierto más que correcto. Podría haber sido bastante mejor con una mejor presentación escénica pero ya digo que no puedo confirmar si eso se debe a los problemas del concierto o a algo deliberado por parte del grupo. Lo que es evidente es que logran trasmitir todo lo que en su peculiar propuesta discográfica nos han presentado año tras año y disco tras disco. (Ver vídeo)AMENRA2BY-EDUTUSET

 

Una colección de riffs ricos y llenos de texturas, unos tonos bajos monstruosos, una percusión impactante y unas voces desgañitadas que duele oírlas. Sonidos oscuros, densos, intensos y ruidosos que transmiten dolor por doquier, desesperanza, agonía u opresión. Vamos, lo mejorcito que se puede encontrar alguien con problemas de autoestima. Dada la cercanía del Viaducto, era peligroso programar este concierto en la sala Shoko pero creo que no ha habido consecuencias fatales. Buena labor por parte de ambos guitarristas, aunque me gustó mucho la pareja rítmica que forman Levy Seynaeve al bajo y Maarten Kinet a la batería, mientras que Colin Van Eeckhout me puso realmente de los nervios con su voz (más bien con sus gritos agonizantes), estando este comentario lejos de ser negativo para él, ya que consiguió acercarnos justo lo que buscaba, y más cuando se tiró todo el show de espaldas al público, acrecentando aún más esa sensación de impotencia ante su sufrimiento, al más puro estilo de un costalero de Semana Santa portando su imagen, aunque en un sentido radicalmente opuesto. (Ver vídeo)

 

Buen concierto. Ahora viene la pega. Está bien que dada la serie de catastróficas desdichas que nos persiguieron toda la tarde se os ocurra como forma de compensación la “actuación” de los citados Syndrome, pero no imagináis la de adeptos a vuestro culto que podríais haber sumado el viernes si en vez de eso, en vez de ceñiros al corsé de la hora de actuación y los temas que venís tocando por toda Europa, os hubierais salido del guión y alargado vuestra propia actuación. Un par o tres de temás más. Veinte minutos, no hacía falta mucho más, y la iglesia de Ra contaría con muchos fieles seguidores con una buena anécdota que contar y que no os haría más que bien. Hace nada ocurrió algo similar con Haken, un grupo al que se le cayeron sus teloneros (y eso que solo tenían uno) y decidieron ampliar su actuación. Que digo yo que tampoco es ninguna obligación de la banda principal y que si se quieren limitar a tocar lo establecido, cobrar el caché pactado y largarse a la próxima ciudad están en todo su derecho. Pero cuando vas de Culto por la vida y se te han caído tres cuartas partes del mismo, no está de más estirarte un poco. Que sí, que el concierto estuvo bien, pero quizás Monty Python siempre tuvieron razón: los belgas son absurdos y no les da para más. Noche agridulce. (Ver vídeo)

Jorge Delgado

Fotos del concierto de Barcelona by Eduard Tuset

https://www.flickr.com/photos/eduslayer/

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s