SONISPHERE NORUEGA

Domingo 1 de Junio de 2014

SONISPHERE NORUEGA (METALLICA + SLAYER + MASTODON + GHOST + GOJIRA)

 

IMG_20140601_172425Ya he perdido la cuenta de los madrugones que llevo pero eso es lo de menos, la sarna con gusto no pica. Después de días de frío, lluvia y viento, me encuentro al llegar a Oslo con una temperatura fantástica que rondaría los 20-23 grados y un sol estupendo luciendo palmito para dar la bienvenida a todos los que allí nos desplazábamos para dar buena cuenta de la edición noruega del Sonisphere. Como detalle curioso de un vuelo tranquilísimo de una hora, he viajado al lado de un armario cuatro por cuatro vikingo con la cabeza rapada, que nada más sentarse se ha quedado dislocado en el asiento todo el viaje. Cierto tufillo a sustancias alcohólicas me han hecho pensar que el colega había dormido menos que yo, pero si a eso le sumas que no le quedaba un centímetro de piel sin tatuar con mensajes a cada cual más agradable, su camiseta de Bathory y el insignificante detalle de que tenía lo que sospechosamente parecían manchas de sangre en los nudillos, creo que nunca he pasado más miedo en un avión por culpa de un pasajero que del vuelo en sí. Anécdotas te da la vida.

 

Lo que no es una anécdota sino algo digno de contar es lo que me he encontrado al llegar a la oficina de cambio de moneda, donde me he encontrado a ese espectador ciego que iba solo en el Sonisphere de Helsinki acompañado con un miembro de la organización. Cuando le vi allí me di cuenta de que era japonés pero pensé que vivía allí y bastante mérito tenía acudir a un festival a solas siendo ciego. Creo que ya hice referencia a él en su momento pero cuando le he visto delante de mí casi me caigo para atrás. Ataviado con una camiseta y una sudadera de Metallica era más que obvio a lo que había venido a Oslo. Al oír que chapurreaba en inglés con el empleado del aeropuerto que le acompañaba no he podido evitarlo y aunque brevemente, he charlado un poco con él. El tipo ha venido desde Tokio a hacerse la gira escandinava completa: Helsinki, Estocolmo, Oslo y Horsens, y de ahí de vuelta a Japón. Yo dándomelas de aventurero porque me hago una gira de diez conciertos en diez países y cuando me encuentro con esto me doy cuenta de que lo mío es como cruzar la acera de la calle de mi barrio comparado con lo que está haciendo este tipo. Me entran escalofríos de pensar lo que tiene que suponer coger montones de aviones, transportes a los hoteles, transportes a los lugares donde se celebran los festivales, moverte entre 50.000 personas en cada concierto, buscarte la vida para comer y beber, y todo esto solo….¡¡¡Y CIEGO!!!. Me dijiste tu nombre aunque sinceramente no lo recuerdo (el japonés no es lo mío), pero desde ya me declaro admirador incondicional tuyo y desde este pequeño rincón te digo que eres uno de los ejemplos vitales más grandes que he visto jamás. Y luego se preguntan algunos qué tiene Metallica para provocar tanto fanatismo….

 

En manga corta por primera vez en esta viaje me desplazo hasta el estadio Valle Hovin, que consiste básicamente en una explanada enorme con dos gradas en los laterales, una de las cuales podía ser utilizada por el público común para IMG_20140601_172425sentarse con lo que llegando a tiempo y aprovisionándome bien del líquido y rubio elemento, localicé un asiento perfecto cerca del escenario desde el que presenciar las diferentes actuaciones. De nuevo manadas y manadas de gente en el metro y en las calles que rodeaban al lugar hasta completar a la hora en que salieron a escena los californianos si no un lleno total, prácticamente, porque por más que miraba a mi derecha no venía más que un océano de cabezas sin final. Con unos precios desorbitados, como por otra parte es norma común en todo Oslo según he podido comprobar, tenías montones de barras de bebida y comida y esta vez podías moverte por todas las zonas del estadio sin límite alguno. Aquí les daba igual que bebieras enfrente o en la otra punta del escenario y los noruegos se emplearon bien en ello. Al igual que sus coetáneos escandinavos de Finlandia y Suecia, este viaje me ha servido para comprobar que aquí se ponen hasta las trancas y que la cerveza corre como un primor hasta provocar estados semi comatosos a un elevado porcentaje de los asistentes. Algunos tenemos la fama y otros cardan la lana.

Con su minutaje habitual en estos festivales, consistente en treinta minutos, los franceses Gojira salieron a comerse al personal. El buen tiempo reinante después de dos festivales de lluvia y frío creo que animó a todas las bandas y Joe Duplantier llegó a sugerir al personal a mitad de su actuación que casi mejor nos íbamos todos a la playa y pasábamos del concierto. Afirmación que fue recibida con una ovación tan atronadora como efímera, porque nadie quería perderse las actuaciones, empezando por la de ellos mismos, que se marcaron un concierto redondo de la primera  a la última nota. Desgraciadamente ésta va a ser la última vez que les vea en esta gira con Metallica, pero me llevo un recuerdo brutal de ellos y la sensación de que si con “L’enfant sauvage” ya pusieron el límite muy alto, si son capaces de al menos igualar dicho disco en su próxima publicación, en breve andarán en puestos mucho más altos en los carteles de los festivales. Uno de esos grupos a los que se entiende mejor en sala cerrada o pequeña pero que se desenvuelven también en espacios abiertos como peces en el agua.

 

Ghost contaron igualmente con la media hora de rigor asignada anteriormente y si bien puede parecer poco tiempo para los que los disfrutamos y mucho para los que los detestan, es más que suficiente para comprobar su particular estilo y para tocar todos los temas más conocidos que el personal que acude a un evento tan enorme como este suele querer escuchar. Dejando a un lado sus temas más oscuros, se centran en sus “clásicos” y se llevan de calle a un personal que les esperaba con ansia. Hay quien no es profeta en su tierra pero otra conclusión que estoy sacando es que eso no les ocurre a ellos. En los tres países abundaban sus camisetas entre la concurrencia y han recibido respuestas magníficas por parte de todas las audiencias. Se las merecen solamente por haber sido capaces de regenerar un estilo casi perdido en el olvido, y aunque muchos pensarán que son un simple artificio de marketing creado para tal efecto, a mí me parece que hay mucho fondo musical detrás. En cualquier caso y respetando todas las opiniones, a mí me parecen un soplo de aire fresco, tanto en disco como en vivo.

 

En esta ocasión, el resto de bandas contaban con menos tiempo del que habían tenido en días previos y eso hizo que los norteamericanos Mastodon nos bombardearan con un temazo tras otro durante la media hora que les asignaron. No dejaron títere con cabeza, con un buen sonido y una buena selección de temas para esos escasos treinta minutos. Dos detalles curiosos, el evidente guiño de su bajista y cantante al portar una preciosa camiseta de los locales Kvelertak y otro más personal, que es la camiseta de Priestess que llevaba el guitarra y vocalista Brent Hinds, que yo también poseo y que me parece una banda espectacular que por desgracia tiene toda la pinta de ir a quedarse en nada, dado que hace mucho que no se sabe de ellos. Lejos de amilanarse por el calor y el sol que les daba de frente hasta hacerlos sudar la gota gorda, Mastodon dieron hasta su última caloría para convencer al público noruego de la validez de su discografía y de paso presentar brevemente a los ya iniciados su nuevo álbum a puntito de salir del horno. Muy bien, realmente muy bien.

 

IMG_20140601_194213De las tres veces con esta que he visto a Slayer en esta locura que me he montado, creo que esta ha sido la que más me ha gustado. Quizás es porque tenían cuarenta y cinco minutos y concentraron mucho más su actuación o quizás porque a mí personalmente un concierto más largo suyo se me hace un poco cuesta arriba. Lo cierto es que es difícil concentrar tal cantidad de material espectacular en tres cuartos de hora y aunque siguieron con su piñón fijo y su falta total de comunicación verbal y de empatía con el público, sonaron tan apabullantes como siempre. No recuerdo ahora mismo el telón de fondo que llevaban en Helsinki, pero el que llevaron en Estocolmo era diferente del que han mostrado aquí, con lo que denota que tienen una buena colección de ellos que van alternando. De todas formas, el más emotivo, es el que soltaron precisamente cuando acabó el concierto y que permaneció visible mientras que desmontaban sus equipos y que era un homenaje al fallecido Jeff Hanemann (simulando la etiqueta de la erveza Heineken), del que recientemente se ha cumplido un año de su fallecimiento y que permanece en la memoria de todos los seguidores más radicales de la banda como una pieza fundamental de su historia. Si bien hay que decir que Gary Holt, su sustituto ya desde hace un par o tres de años, no le va a la zaga y no solamente cumple con la tarea sino que probablemente es el que más se implica con el público y parece disfrutar con lo que hace sobre el escenario sobremanera.

 

Iba a escribir que a las 20:40 se apagaban las luces para dar paso al vídeo introductorio de esta gira que precede a las habituales imágenes en las pantallas de esa inmortal película de Sergio Leone que es “The good, the bad and the ugly”, pero la verdad es que no había ninguna luz que apagar, repitiéndose la misma tónica que en veladas anteriores de ver la mayor parte del show de Metallica con luz natural, dadas las especiales características en ese sentido de esta zona del globo terrestre. Se me hace extraño, porque uno está acostumbrado a los conciertos nocturnos y de hecho como que se disfruta más y se tiene más sensación de concierto, pero a base de repetir experiencias me he ido acostumbrando hasta casi no darme cuenta del asunto. Dicho lo cual, sigo prefiriendo la noche al día. Tras la sintonía de Ennio Morricone que lleva acompañando a la banda desde sus inicios, saltan como motos a escena para ofrecer una brutalísima versión de “Battery”, a la que siguió un “Master of puppets” que no se quedó corto, un “Welcome Home (sanitarium)” que relajó solamente un poco el ambiente para concluir el cuarteto inicial de temas con “Ride the lightning” taladrando el cerebro y los sentidos del personal.

Cierto es que se viene repitiendo el setlist de esta gira, prácticamente calcándose de una ciudad a otra (con leves variaciones) pero si alguien tiene la culpa de eso nunca será la banda en este caso, dada la opción que le han dado a todo aquel que adquiriera una localidad de votar por su listado favorito de canciones. Como dijo Hetfield en un momento del concierto, si tenéis alguna queja sobre el setlist, quejaros a vosotros mismos, os conectáis a internet, os ponéis la queja a vosotros mismos y luego os contestáis a vosotros mismos poniéndoos a parir y así hasta el infinito. No deja de ser una de las muchas bromas que soltó a lo largo del concierto, pero no por ello deja de tener razón. El ambiente era genial y la banda estaba de muy buen humor y eso se notó en sus constantes guiños y coñas entre ellos y con el respetable. Supongo que los rayos de sol le vienen bien a todo el mundo de vez en cuando, aunque sigo diciendo que estos últimos años se ve a James Hetfield mejor que nunca sobre las tablas y si esa ecuación se produce, no hace falta mucho más para redondear un concierto pletórico. (Ver vídeo)

 

A partir de ahí fueron cayendo todos los temas que están arrasando en las votaciones, tocando en esta ocasión una increíblemente emotiva versión de “Orion” como distinción respecto a la última noche y que dedicaron a Cliff Burton como no podía ser de otra manera. Tras un par de temas en los que la banda permite presentarlos a los miembros del club de fans que han sido afortunados con que les toque la opción del meet & greet y que además tienen la oportunidad única de ver la totalidad del concierto desde los laterales del escenario, llega el consabido final con “Enter sandman” que da paso a unos bises en los que entraron “Whiskey in the jar” y “Seek and destroy” como opciones fijas y en los que tuve la suerte de presenciar por primera vez en esta gira la interpretación de “The four horsemen”, que sonó simplemente fabulosa y que se impuso a última hora a “Creeping death” en las votaciones que se pueden hacer in situ en el propio concierto. Estaba deseando que ganara esa opción y aunque costó, porque el asunto estuvo realmente reñido hasta el último segundo, finalmente ocurrió, quedando “Wherever I may roam” relegada al tercer lugar por segunda vez consecutiva. Espero que entre en alguno de los próximos conciertos, porque no deja de ser otro temazo para ser escuchado en vivo. (Ver vídeo)

 

Un detalle al que creo no había hecho referencia hasta ahora es que han abandonado por completo todo tipo de artificios tipo humo, explosiones y pirotecnia en general. Creo que en la gira sudamericana de hace un par de meses tampoco la usaron por lo que debe ser decisión de la banda. Lo cierto es que le aporta cierta frescura, porque estaban ya un poco manidos los momentos en los que sonaban y ahora recuperas ese sabor de concierto en sitio más pequeño sin trampa ni cartón. Además de que con las actuaciones que se están marcando no necesitan de nada más que no sean ellos cuatro para poner patas arriba un estadio y provocar la histeria colectiva. Tras dos horas y veinte minutos de concierto, me he dirigido de vuelta al hotel con la sempiterna sonrisa que adorna mi cara cada vez que salgo de un concierto de esta gente y recordando durante todo el camino al amigo japonés y los sentimientos que le tienen que provocar estos cuatro tipos como para embarcarse en tamaña aventura.  También pensaba en que llevo tres conciertos escuchando prácticamente las mismas canciones y lejos de molestarme, por mí como si me las repiten en un bucle hasta el infinito. Hace siglos que no me pongo algunos de esos temas por iniciativa propia, pero en directo me las pueden tocar todas las veces que quieran. Tres de diez y esto no para de mejorar.

Jorge Delgado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s