SONISPHERE INGLATERRA DIA 2

 

Domingo 6 de Julio de 2014

 

SONISPHERE INGLATERRA (KNEBWORTH PARK)

 

IMG_20140705_175721Dada la experiencia del día anterior respecto al traslado desde Londres hasta Knebworth hoy ha tocado madrugar y por primera vez en esta odisea no ha sido para viajar ni para hacer turismo sino para ir de conciertos. Gojira empezaban su actuación a las 11:15 de la mañana, que digo yo que esas no son horas para el metal, el rock ‘n’ roll ni casi para ninguna cosa, pero es lo que tienen estos macrofestivales tan enormes. Así que después de uno de esos desayunos ingleses que aquí no me comería ni harto de vino pero que cada vez que aparezco por aquellas tierras devoro con pasión (extraña paradoja a la que todavía no le he encontrado explicación), inicio mi aventura hacia el recinto. De nuevo tren desde King´s Cross hastaStevenage, que en esta ocasión tarda más que ayer y luego autobús desde allí hasta el parque, teniendo que esperar también más tiempo que la jornada precedente porque a esa hora había mucho movimiento en esa dirección y los autobuses no daban abasto. Total que con el café todavía en las papilas gustativas acabo llegando cuando está terminando el concierto de los franceses. Y eso que ha debido empezar con cierto retraso porque han seguido tocando más allá de la hora de finalización que estaba prevista y así mismo luego ese retraso se ha producido también entre los dos escenarios grandes hasta que hacia la mitad del día se ha logrado equilibrar el asunto y ya han ido empezando todos a su debida hora.

 

Por lo poco que he podido ver, nada nuevo que me sorprenda, un vendaval sónico que si a cualquier hora del día impresiona, tan de buena mañana ni os cuento. Tocando como si de las ocho de la tarde se tratara y ante una buena cantidad de público se han comido el escenario principal. Pocas veces más actuarán a semejantes horas. De hecho creo que a estas alturas ya han hecho méritos más que suficientes para no hacerlo pero donde hay patrón no manda marinero. Con el tiempo justo para escuchar la mitad de “L’enfant sauvage”, “Toxic garbage island” y“Vacuity”, me voy más que satisfecho a por el segundo café de la mañana, que el primero del hotel era aguachirri y a estas horas no me entra nada más. Armado de semejante bebida tan poco apropiada para la ocasión y ante el leve retraso que llevaban en el Saturn Stage me encamino por primera vez en la jornada a la carpa conocida como Bohemia Stage en la que ayer presencié varias actuaciones para echar un ojo y un oído a una banda de la que desconocía no ya su música sino su propia existencia: The Cadillac Three.

 

Pues buena sorpresa la que me llevo al encontrarme con un trío (algo que era de esperar dado el nombre del grupo) que practica un rock sureño y un blues setentero de lo más curioso y que para sorpresa mía y no sé si de unos cuantos de los que allí nos hallábamos nos pusieron rápidamente en órbita y en el ambiente perfecto para iniciar una larga jornada de festival. Siguiendo los cánones clásicos del género sin apartarse lo más mínimo de la raíz han ofrecido una sesión de rock ´n´ roll añejo tan poco novedosa como excitante a la vez. Tendré que investigar porque merecen muy mucho la pena y si alguna vez pasan por aquí, recomendaría desde ya ir a verlos porque su directo lo merece. Tan bien lo han hecho que después de un rato allí daban ganas de rellenar el café con un buen chorro de Jack Daniels de haberlo tenido a mano. Si me descuido no veo al siguiente grupo, ya que se estaba tan bien allí que se me había pasado la hora, pero en un plis me presentó en el segundo escenario para ver a los siguientes protagonistas de la jornada. (Ver vídeo)

 

 

 

Nunca había visto en vivo a los canadienses Protest The Hero aunque si había escuchado de pasada alguno de sus discos previamente y tenía ganas de ver su propuesta enIMG_20140705_172626 directo. La verdad es que me convencieron de lo lindo con ese metal progresivo de corte más duro de lo habitual, con una gran interpretación vocal y buena puesta en escena por parte del cantante Rody Walker, al que acompañan unos músicos extremadamente competentes en lo suyo. Al llegar ya empezado el concierto solamente tuve la oportunidad de ver cuatro temas pero diría que han sido una de las sorpresas agradables de la jornada en lo personal. No sé si no les he prestado más atención en disco por falta de tiempo, de ganas o porque no me habían dicho demasiado pero desde luego en vivo no tienen desperdicio. La primera de varias propuestas más o menos cercanas al progresivo que iban a ocurrir a lo largo del día precisamente en esas mismas tablas y de momento un triunfo. (Ver vídeo)

 

 

 

Era entonces el turno de una de las citas más interesantes del día a nivel particular: Devin Townsend Project. Por unas u otras razones no había podido verle aún, ni siquiera cuando hace un par de años pasó por Madrid teloneando a Fear Factory si no recuerdo mal y con lo que me gustan sus álbumes era para mí obligatorio estar allí lo más cerca posible, algo que logré sin mayores problemas dado lo temprano de la hora y que a esas alturas la gente no estaba todavía para empujones y apreturas. Está mal que me de la razón a mí mismo pero sabía que esta apuesta me iba a salir ganadora. Que pedazo de concierto se marcó el señor Townsend. Con un repertorio reducido típico de festival salió de allí triunfante y no subido a mis hombros porque no conviene discutir con el personal de seguridad británico. Metal, rock, funk, pop, progesivo…naranjas de la China. Este tipo hace simple y llanamente lo que se sale del cimbrel. ¿Y por qué?. Porque puede. Así, al más puro estilo chuleta madrileño. A este tío le lanzas un cochinillo y te compone una canción con él en 10 minutos. Un tipo mágico en directo, con una comunicación inmejorable con la audiencia y más colgado que las maracas de Machín, pero ahí reside su encanto. Con una banda detrás que le complementa y le apoya a las mil maravillas se han marcado un tanto que vale por una Champions League. Me puede la pasión y quizás no tenga nada que ver con la realidad pero tengo la impresión de haber visto uno de los conciertos del año. Desde luego haré todo lo posible por volver a ver a este tipo siempre que pueda y a la de ya con su propio espectáculo sin formar parte de ningún festival o telonear a nadie. Un juego vocal que alterna entre Phil Anselmo y Freddie Mercury como el que cambia de segunda a tercera marcha en el coche, unas composiciones instrumentales brillantes, un carisma innegable, ¿se puede pedir más?. Sí, volver a verlo cuanto antes. (Ver vídeo)

 

 

 

Para colmo a estas alturas las nubes grises con las que había despertado la mañana ya habían decidido romper hace rato y se ha quedado un día espectacular en lo climatológico hasta el punto de que creo que he llegado hasta a coger colorcillo en la piel, algo poco habitual por estos lares. Con la sonrisa de oreja a oreja tras lo visto doy media vuelta hacia el segundo escenario donde está por comenzar la actuación de los australianos Karnivool, otros representantes de la rama progresiva aunque desde un punto de vista menos cañero que el de Protest The Hero. No sé si influenciado por los efluvios de increíble actuación de la que venía o por los efectos de la primera cerveza del día que ya a mediodía apetecía, pero otro grupo que desconocía y que me sorprendió para bien. Con un sonido fantástico y un desarrollo de las canciones que se hacía bastante ágil a pesar de la duración de algunas de ellas me llevé una grata impresión que de nuevo me tocará corroborar escuchando sus discos en cuanto tenga la oportunidad. Herederos en buena medida de los maestros del género que unas horas después harían acto de presencia allí mismo (Dream Theater) podrán no alcanzar el nivel compositivo de estos últimos pero desde luego a mí me resultaron más interesantes que ellos. Aunque ese es otro tema que ahora mismo no toca, todavía queda un poco para llegar a él. (Ver vídeo)

 

 

 

IMG_20140705_185426Aunque venía de verlos apenas dos días antes, me acerco al Apollo para ver al menos los primeros compases del concierto de Airbourne. Apenas veo tres temas al tener una cita en otra esquina con otra banda pero lo que veo es lo de costumbre, un grupo entregado desde el principio que evidentemente gusta y mucho por aquí dada la concentración ya más que importante de gente para ver su actuación y salvo hecatombe en el tramo que no pude presenciar, seguro que otro de los triunfadores de la jornada entre el público general o más abierto a propuestas más clásicas. Al fin y al cabo sus temas despiertan a un muerto y es difícil que no se te vayan las caderas tras ellos con lo que tienen ganado de por sí buena parte del pastel, que se acaban comiendo del todo gracias a su entrega y su buen hacer. Al menos esos temas fueron los mismos con los que comenzaron su actuación en Basel, quizás cambiaron algo en su setlist más adelante. (Ver vídeo)

 

 

 

Acudo por última vez a la carpa Bohemia para ver el concierto de los ingleses Gallows, grupo por el que no profeso demasiada admiración, quizás porque nunca les he dedicado demasiado tiempo o porque simplemente no me acaban de llegar, pero como nunca les he visto en vivo es un buen momento para confirmar o descartar impresiones. Con su hardcore punkarra han atraído muchísima gente a ver su actuación en la que no va a ser la primera ni la única representación de ese género ni a lo largo del día de hoy ni en días precedentes. Justo en la semana en la que Bruce Dickinson ha declarado públicamente su animadversión hacia el punk (por lo menos hacia el de sus comienzos) y cuando su banda es cabeza de cartel de un evento en el que participan unas cuantas bandas del género. No se si se habría sentido muy integrado en el cartel de hoy…jejeje. Volviendo a Gallows compruebo en directo por qué es un grupo que ha atraído a tanta gente hasta allí y que arrastra tanto seguidor en general. Calidad tienen y un directo más que contundente. Buena actitud, entrega absoluta y sonido más que decente. De todas formas salgo de allí con la misma sensación: esto ya lo he oído antes en muchas otras partes y definitivamente no son lo mío. Por supuesto y como siempre, esto es absolutamente personal e intransferible. Las opiniones como los culos, cada uno tiene el suyo y hace con él lo que le apetece. (Ver vídeo)

 

 

 

Aprovecho un breve receso en la multitud de bandas que he visto y las que me faltan por ver para comer algo tranquilamente mientras atiendo a lo lejos la actuación de otra banda desconocida para mí que actúa en ese momento en el escenario secundario: Reel Big Fish. Básicamente porque la banda que quería ver en ese rato, Beast Milk, han tenido que retrasar su actuación. Al llegar a la carpa en la que actuaban había una chica supongo que de su compañía discográfica que estaba repartiendo cds promocionales de la banda y explicando que habían perdido el vuelo y que no actuarían hasta pasadas las ocho de la tarde, con lo que coincidirían con Metallica y ahí si que no hay discusión posible. Una pena porque les tenía muchas ganas pero hay prioridades y prioridades. Reel Big Fish son otra de esas bandas punks, aunque en este caso con un marcado acento ska, que si bien no me dicen nada en especial entretienen de lo lindo al personal a base de canciones cortas, directas al grano y con letras cachondas y divertidas que llevan a la audiencia a desatar algunos de sus instintos más primarios. Como banda sonora de fondo para animar una comida sentado en el césped está bien y para echar unas risas con alguna de las chorradas que sueltan también, pero de ahí tampoco pasa el asunto. Eso sí, mucha gente viéndoles y bailando a su ritmo y supongo que una banda que llamará mucho la atención y triunfará entre los seguidores de su género. Yo acabé prestando mucho más atención a la pizza que me estaba metiendo entre pecho y espalda (muy rica por cierto para lo que suele ser la comida festivalera) a la velocidad suficiente como para no perderme nada de lo que quedaba. (Ver vídeo)

 

 

 

Al igual que con Slayer, a Mastodon ya los he visto mucho recientemente pero como tenía algo de tiempo antes de que comenzara la actuación de la siguiente banda a la que noIMG_20140705_200656 me quería perder por nada del mundo, he decidido acercarme a ver al menos tres o cuatro temas. Mucha gente ya en esa zona más cercana al Apollo Stage y un parto corto pero bien aprovechado, porque han comenzado con uno de mis temas favoritos como es “Oblivion” y han continuado con uno de los más asequibles o coreables de su reciente álbum que todavía no había tenido la oportunidad de escuchar en vivo, “The motherload”. Con el reloj llamándome a gritos para que me fuera de allí no he podido evitar quedarme a ver “Blasteroid” y he tenido que dejar a medias un temazo como “Black tongue” pero asuntos más urgentes me reclamaban. A poco que haya seguido en la misma línea el resto del concierto, creo que no habrán defraudado a nadie. (Ver vídeo)

 

 

 

Ese grupo que no me quería perder por nada del mundo es Sweet Savage, ese grupo procedente de Irlanda del Norte, auténtico y genuino representante de esa corriente que se vino en denominar New wave of british heavy metal. Sin llegar incluso a explotar en su momento más álgido, siempre han sido conocidos primero por la versión de su tema “Killing time” que realizóMetallica y en segundo lugar por el paso por sus filas de músicos que luego triunfarían en otras bandas, siendo el caso más destacado el de Vivian Campbell (DIO, Whitesnake Def Leppard). Siendo un género que siempre me ha interesado, ha sido en la última década cuando más atención le he dedicado personalmente, no solo a las bandas más conocidas sino también a aquellas más recónditas que apenas llegaron a publicar algún que otro single. Por todo ello, y para qué negarlo, con la ligera esperanza de que a algún miembro de “mi” banda pudiera darle la vena de aparecer por allí (cosa que no ocurrió), acudo todo lo rápido que puedo hacia la carpa Jagermeister. (Ver vídeo)

 

 

 

Ante este tipo de bandas clásicas uno nunca sabe lo que se va a encontrar, porque puede ser desde el mayor de los disparates hasta la mejor de las sorpresas, con todo lo que hay entre medias. Afortunadamente en este caso me encuentro con un grupo, que ya estaba finalizando su primer tema, y que está a pleno rendimiento, sonando a la perfección y repartiendo lecciones de proto heavy metal al más pintado. Sus cabezas más visibles son el vocalista y bajista Raymond Haller y el guitarra Speedo Wilson, a los que acompañan dos componentes más jóvenes pero igual de diestros en sus quehaceres. Centrándose en su más reciente álbum “Regenerator”, presentaron también un tema nuevo llamado “Bang” (del que podéis ver el vídeo que grabé) y no se olvidaron por supuesto de un “Killing time” que nos supo a todos a gloria. Finalizaron su actuación con un versión de “Whiskey in the jar” de Thin Lizzy, que ya aparecía en ese último disco y que curiosamente también hicieron Metallica hace unos años y que también sonó más tarde en el repertorio de estos últimos, dado el éxito de votaciones que ha tenido en esta gira. Curiosa vuelta de tuerca en la relación entre estas dos bandas. Me estaré pasando tres pueblos y un par de aldeas pero para mí uno de los conciertos del festival. (Ver vídeo)

 

 

 

Otro de esos grupos punkies que tanto le gustan a Dickinson es el siguiente protagonista en el Saturn Stage: Dropkick Murphys. Esta gente sí que no defrauda jamás. Inmigrantes irlandeses afincados en Boston que han dado una vuelta de tuerca al sonido habitual introduciendo esas raíces irlandesas a través de flautas, gaitas y todo tipo de referencias a la tierra original de sus ancestros. Ya había tenido la ocasión de verles anteriormente y no hicieron sino confirmarme la impresión que me había llevado antes: no hay mejor grupo que éste en el mundo para montarse una buena jarana. A los cinco minutos te entran unas ganas irrefrenables de tomarte una cerveza, fumar y acabar en pelotas encima del escenario. Evidentemente no es mi caso porque si así fuera no estaría escribiendo esto y de vez en cuando uno consigue cortarse y no caer en las garras de la perdición, pero si no fuera por la cita que tenía de nuevo en breve en otra carpa y de haberme quedado a ver el concierto entero no sé cómo habría acabado. La personalización de la fiesta hecha música. Muy grandes Dropkick Murphys(Ver vídeo)

 

 

 

Aunque ya empezado, llego a tiempo para presenciar la última mitad del concierto de Dregen, guitarrista sueco archiconocido como miembro de The Hellacopters, Backyard Babies y más recientemente como guitarra en la banda de Michael Monroe y con un disco en solitario todavía de actualidad y que promocionó en España hace apenas unos meses. Lo que ha ofrecido es lo que siempre hace, una dosis potente de rock ‘n’ roll sudoroso y cargado de actitud que te atrapa desde el principio por poca sangre que tengas en las venas. Con una buena banda acompañándole aunque el foco principal siempre está en su figura, de la que es difícil incluso apartar la vista. Tan energético como de costumbre y a pesar de haber perdido a su técnico de sonido por el camino según él mismo nos contó, aquello ha sonado de escándalo y la pena ha sido que el concierto haya sido tan corto. Es lo que tienen estos festivales, pero desde luego la duración no le ha restado un ápice de intensidad al asunto. Con su últimamente inseparable gorra cubriendo esa calva producida por una caída total del pelo por estrés hace un tiempo, no ha parado de moverse él y de mover al personal deshaciéndose en agradecimientos constantes hacia todos los que allí estábamos presentes. Un placer como siempre y esperemos volver a verle de nuevo con sus Backyard Babies como todo parece apuntar. (Ver vídeo)

 

 

 

Vengo de ver a los de Seattle en dos ocasiones y todavía me restan otras tres, pero aunque sea durante un breve rato no puedo dejar de acercarme todo lo que puedo a las primeras filas para deleitarme con Alice In Chains. Debilidades que tiene uno ante las que nada se puede hacer salvo rendirse. Con la intención de ver tres temas y salir corriendo ante el deber que me llama en otra parte acabo viendo la mitad de su actuación y me falta un pelo para no verla entera. Son de otra galaxia. Empezando con temas que vienen siendo los habituales en estos días, como “Them bones”, “Dam that river” o “Again”, siguen desgranando temas hasta que llegado “Man in the box” decido que éste será el último tema suyo que voy a ver. Cuando ya estaba enfilando el camino de vuelta a la carpa van y empiezan a sonar los primeros acordes de “No excuses”, uno de mis temas favoritos y que hasta ahora no habían tocado. Media vuelta, mini orgasmo con ese tema publicado en el mini lp “Jar of flies” y una vez aliviado del todo vuelvo a mi intención original y salgo pitando de allí rabiando por dentro ante lo que estoy haciendo. Dejar un concierto de Alice In Chains a la mitad debería ser considerado crimen contra la humanidad o algo similar. (Ver vídeo)

 

 

 

La razón de semejante felonía tiene un nombre: Anti-Nowhere League. Este sí que es un grupo punk británico mítico y ante una oportunidad única de verles había que estar presente. Llego con el show comenzado y no resulta fácil acomodarse porque la carpa hierve de gente y el calor es considerable. Justo a tiempo para empalmar un tema clásico y tan explícito ya desde su título como “I hate people” y la esperada “So what”, que Metallica se encargó de popularizar como tema extra en la edición japonesa de su disco negro y cara b de un single en el resto del mundo. De nuevo la esperanza de ver a algún miembro de dicha banda asomarse por allí se esfumó pero eso no ha restado nada a esta posibilidad entre un millón que uno tenía de poder ver a la banda en directo, dado que no se prodigan precisamente demasiado sobre los escenarios. Nick Culmer (más conocido como Animal por todo el mundo) dirige las operaciones desde el micrófono con esa característica tan típica de muchos grupos del estilo: canta igual o peor que yo en la ducha pero tiene un carisma y un no-se-qué encima que suple todas sus evidentes carencias. Finalizaron su concierto con “Streets of London”, esa versión que fue el primer single que publicaron hace más de treinta años y que ha sido coreada por un público entregado en una carpa que a esas alturas sudaba de lo lindo. Un concierto correcto sin más pero con tanta historia detrás que te hace perdonar todo lo demás. (Ver vídeo)

 

 

 

IMG_20140705_175326Tocaba el turno ahora de los reyes del metal progresivo, los norteamericanos Dream Theater. Sinceramente no tengo mucho que comentar sobre ellos porque apenas vi tres temas y sin ponerle mucho empeño al asunto. Yo era de los adictos a la causa desde el principio, tengo todos sus primeros discos que compraba con avidez cuando iban siendo publicados y siempre ha sido un grupo al que he admirado y seguido, viéndoles siempre que han visitado nuestro país e incluso más de una vez en algún festival foráneo. Pero el cansancio se ha ido apoderando de mí respecto a su propuesta desde hace un buen tiempo y mi interés en ellos ha ido decreciendo hasta llegar al nivel cero. Las cosas claras y el chocolate espeso: me aburren soberanamente. Son grandes músicos, cada uno es un hacha en su instrumento, hacen canciones de veinte minutos con cuatrocientos cambios de ritmo y quince solos por minuto, suenan genial…Vale, si yo todo eso lo reconozco, pero me he hartado y ya no puedo con ellos. Hasta la voz de James LaBrie que en su momento me atraía ahora me hace hasta chirriar los oídos. Supongo que es un extraño caso de transformación pero qué le vamos a hacer, estas cosas ocurren en las mejores familias. Desde una distancia prudente veo la introducción en vídeo (que todo sea dicho es espectacular, componiendo un juego de imágenes que van recorriendo por orden las portadas de todos sus álbumes en orden cronológico) que da paso a un tema de su último disco al que siguen dos clasicazos provenientes de aquella enorme obra que fue (y lo sigue siendo) “Awake”. Esos temas son “The mirror” y “Lie”, y a pesar de que por un momento parecen reverdecer en mí viejos laureles, rápidamente me canso y tiro para otro lado. Supongo que habrá sido un concierto genial para los fanáticos, ciertamente el sonido era bastante bueno además y la presencia de público más que notable, pero he preferido retirarme discretamente hacia otros menesteres. (Ver vídeo)

 

 

 

Como penúltimo plato del día me acerco a ver el concierto de los reunidos Raging Speedhorn, unos piezas ingleses que durante la década del 2000 publicaron varios discos hasta hacerse con un cierto nombre en el mundillo del metal más hardcoreta e incluso sludge. Tras su separación hace cinco o seis años retornan de nuevo al circuito de la mano de los dos vocalistas John Loughlin y Frank Regan. No habiéndolos escuchado en demasía tengo que decir que el concierto me gustó solamente a medias y lo que sí vi fue al grupo falto de forma sobre el escenario. Supongo que necesitarán su tiempo de acoplamiento o de volver a ponerse a tono para la batalla. No todo consiste en poner cara de mala leche y provocar e incitar al público a hacer circle pits si lo que les ofreces tú a cambio no cumple las expectativas o no equilibra la balanza. En un momento uno de ellos dijo que según recordaba antes la gente se movía más en los conciertos, haciendo referencia a la no unánime respuesta de los que allí estábamos, pero quizás es el primero que debería mirarse al espejo. Con un poco menos de prepotencia, que tampoco es que nunca fueran la octava maravilla del mundo, y un poquito más de ensayos, probablemente convencerán a sus seguidores más de lo que lo han hecho hoy. Aprobado sin más. (Ver vídeo)

 

 

 

Y así tras no sé cuántas horas de música acumuladas los últimos tres días llegamos al momento más esperado por el moi. Dirijo mis ya doloridos pinreles hacia el Apollo Stage mientras que me pienso en tirar hacia la derecha o hacia la izquierda del escenario, ya que a esas alturas es completamente imposible situarse en la parte central dada la cantidad de público congregada allí y que está haciendo que la actuación de Dream Theater en el escenario opuesto y que todavía continúa, vaya perdiendo espectadores a marchas forzadas. Finalmente me decanto por la izquierda, dado que ayer vi a Maiden en la derecha y de hecho por ese lado está el tema complicado. Podría haberme tirado horas sin moverme del sitio en primera fila pero no tengo edad para aguantar empujones, avalanchas y aplastamiento de miembros varios una vez comenzado el concierto y sí ganas de ver además a muchas otras bandas. Leo muchos comentarios despectivos hacia los golden circles o los nombres que les pongan en cada sitio a esas particiones que hacen cada vez más festivales y que separan la zona más cercana al escenario del resto. Obviamente es una cuestión de pasta y esto es un negocio como casi todo en esta vida pero si el grupo me merece la pena, no tengo ningún problema en pagar más y verlo en las primeras filas cómodamente y sin apretones. Me estaré volviendo un burgués o serán cosas de la edad, que cantaba Modestia Aparte.

 

La espera se me hace larguísima como de costumbre a pesar de que no lo sea tanto y me dedico a consumir cigarros compulsivamente hasta que cerca de las ocho y media da comienzo el concierto de Metallica. Para empezar, el mismo quinteto de canciones que vienen arrasando en esta gira By Request: el trío de canciones de “Master of puppets”, el tema que da título a su segundo álbum “Ride the lightning” y la calma tras la tempestad que supone “The unforgiven”. Después de esta más de media hora la entrega del respetable es total y las caras de felicidad son más que evidentes en todos aquellos que me rodean. A mí no me hace falta espejo porque ya me conozco la cara de panoli con baba colgando que se me pone siempre pero me gusta observar lo que tengo alrededor y las sonrisas de oreja a oreja y los comentarios elogiosos son la norma general. Al final estoy apretado incluso en un lateral porque aquí hay más gente que en la guerra, pero ya sean jóvenes, maduros, vejestorios, madres, adolescentes o niños (mezcla absoluta de generaciones siempre presente en cualquier concierto en tierras británicos y que siempre he admirado y me ha parecido una característica a destacar de su cultura musical), todos parecen estar pasándolo en grande. (Ver vídeo)

 

 

 

Se cuela entonces un tema que hasta ahora ha pasado por todos los estados: “Fuel”. En algunas ciudades ni ha aparecido como votado, en otras estaba fijo y en alguna estaba entre la terna final a elegir (como fue el caso de Roma). Aquí parece gustar lo suficiente como para entrar dentro de los más votados y cae como un trueno sobre las cabezas y los oídos de los allí presentes. A continuación ese fatídico momento de la presentación del tema nuevo, que a estas alturas cualquiera mínimamente interesado habrá escuchado ya gracias a los cientos de grabaciones piratas existentes y a que la propia banda lo ha puesto a disposición de los internautas y en cero coma ya estaba en mil páginas diferentes de descarga gratuita. Para los que no lo han hecho por falta de tiempo o interés, otra excelente interpretación de un tema que reúne todo lo mejor (supongo que para muchos también todo lo peor) de su carrera. En esta ocasión su título conserva su sentido porque se ha mantenido el buen clima reinante durante toda la jornada y no se ha abierto la caja de Pandora como ocurrió el viernes en Basel. La siempre efectiva y coreable “Sad but true” y una especialmente emotiva interpretación de “Fade to black”, la primera canción que ya empezó a provocar debates encendidos sobre esta banda hace exactamente treinta años cuando ya se les empezó a acusar de venderse y ante lo cual el mismísimo Cliff Burton tiene una respuesta muy clarita en el mítico vídeo “Cliff’em all”, concluyen una primera mitad del show sin huecos por los que dejar colarse al más mínimo atisbo de tedio. (Ver vídeo)

 

 

 

De ahí al final previo a los bises, un cuarteto de canciones divididas entre el segundo y el cuarto álbum, provocando ese griterío tan habitual en la zona media de “Creeping death” y la totalidad de “For whom the bell tolls” y los momentos más épicos y de gallina en piel en “Blackened” y “One”. A estas alturas de concierto y sobre todo de festival, después de tres días tan intensos, las fuerzas deberían estar bajo mínimos y un tema como “Nothing else matters” provocar el derrumbe definitivo del personal, pero es un tema que ha calado tan hondo tanto en los seguidores más fanáticos como en los menos habituales o más acostumbrados a otros sonidos menos acelerados, que al final la gente la canta por igual y James Hetfield podría perfectamente dejar de cantar ese tema que apenas se notaría la diferencia. Empalmamos con “Enter sandman” y el delirio es total y absoluto al finalizar la actuación. Evidentemente el concierto no ha acabado pero la ovación ya es más que importante pese a que todo el mundo lo sepa. Yo aprovecho entonces para retirarme de la posición en la que me encontraba y tratar de ver los bises desde más atrás, para ir situándome lo antes posible cerca de la salida y que la vuelta a Londres no se convierta en un infierno de horas de espera. (Ver vídeo)

 

 

 

Whiskey in the jar” sonó posiblemente de la mejor forma de todas las que he visto hasta ahora, no sé si por la cercanía a su lugar de origen o porque por estas tierras semejante manjar es altamente admirado. Grandes coros que dieron paso a la elección del día, en la que quedó ampliamente derrotada “Wherever I May roam” (como de costumbre siempre que ha entrado en la terna final) y en la que “The four horsemen” estuvo siempre cerca aunque nunca lo suficiente para evitar que la apoteósica “…And justice for all” fuera la penúltima bala en la recámara de unshow que finalizó con un “Seek and destroy” que puso punto y final, a base de que el público se desgañitara y dejara sobre el piso del parque sus últimos restos de cuerdas vocales, a un festival de tres días en el que han actuado bandas de diferentes estilos cubriendo buena parte del arco musical y que ha finalizado con otro concierto grandioso de los hombres de negro. Siete de diez, el que menos he disfrutado por lejanía al escenario, pero no quita para que permanezca en mi memoria por mucho tiempo.

Jorge Delgado

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s