DIARIO DE UN METALLIBAN (SEGUNDA PARTE- VOL. IX)

 

DIARIO DE UN METALLIBAN (SEGUNDA PARTE)

 

Jueves 10 de Julio de 2014

 

IMG_20140710_200442Después del resacón del día siguiente al festival de Roma me prometí a mí mismo que una y no más Santo Tomás y tengo que decir que lo he logrado hasta ahora, aunque anoche estuve a punto de caer en las redes de nuevo. Afortunadamente supe parar y corroborar que una retirada a tiempo es una victoria. La culpa de todo no la tiene Yoko Ono como cantaban Def Con Dossino Andrés, el argentino al que conocí ayer en el festival esperando turno para adquirir algún que otro brebaje. Como buen argentino loco por el fútbol me explicó dónde iba a ver lo que le diera tiempo de la semifinal del Mundial que jugaba Argentina frente a Holanda por si me quería pasar por allí. Una vez terminado el concierto de Metallica me encontré en la zona de mi hotel en apenas veinte minutos de viaje en metro y nada más salir vi en la televisión de una terraza callejera que el partido estaba a punto de terminar con empate a cero. Como la cervecería dónde se juntaban los argentinos estaba a apenas 5 calles del hotel me acerqué a ver la prórroga allí. Si muchas veces había oído que el fútbol es una locura nacional en Argentina, anoche viví la experiencia que me permitió comprobarlo.

 

Me encuentro con un local inmenso absolutamente invadido por los colores azul y blanco y con un ambientazo más digno de cualquier local canchero de barrio de Buenos Aires que de una ciudad tan supuestamente seria y correcta como Viena. Andrés estaba ya allí, faltaría más, y al más puro estilo Clark Kent se debía haber transformado en el trayecto de Krieau hasta aquí en alguna cabina, porque lucía camiseta de su selección y la bandera de su país pintada a ambos lados de la cara. Nadie diría que hace un rato había estado en el concierto. Con un estado de nerviosismo en el ambiente que se podía cortar con cuchillo, él y todos los que estaban allí estallaban en gritos de júbilo o expresiones de terror según de qué lado del medio del campo cayera el balón durante los treinta minutos de añadido. Como experiencia ha sido brutal y la tanda de penaltis ha sido ya el acabose, con gente de rodillas en el suelo, otros que se han salido a la calle porque no podían ni mirar al monitor…de traca. Para que contaros cuando ha salido Argentina triunfante. Abrazos, lágrimas, saltos, vítores, cánticos y más cánticos y la calle del bar cortada improvisadamente porque la mitad del local había salido a la calle a gritar a los cuatro vientos. Ahí he decidido emigrar porque por muy buena pinta que tuviera el asunto debió acabar muy tarde y me imagino que en muy malas condiciones. Del amigo Andrés me despedí justo antes de que le bañaran con una jarra de cerveza sobre su cabeza. Ni me imagino cómo habrán podido terminar…

 

Yo me levanto despejadito y después de más horas de sueño de las acostumbradas en mí, porque el cansancio empieza a hacer mella y hoy además es día turístico y no de viaje. Un desayuno de IMG_20140710_200544lujo en el hotel y bajo un clima excelente inicio mi recorrido por Viena. Lo primero es una visita al Prater, un espacio de recreo y diversión con entrada gratuita y en el que se puede dar una agradable vuelta por sus largas avenidas llenas de puestos y actividades de todo tipo. Cuenta con el parque de atracciones más antiguo del mundo y su conocida noria que es uno de los símbolos de la ciudad. Desde ahí me dirijo a ver el Parlamento austriaco y la Ópera, lugar inexcusable al que acudir una vez has puestos los pies en esta ciudad, por más que ese no sea precisamente mi estilo musical favorito. No demasiado cara para lo que suele ser la entrada a este tipo de recintos, la verdad es que es dinero bien invertido porque la visita merece muy mucho la pena y el edificio por dentro es una salvajada de mucho cuidado.

 

Vuelta al hotel a recuperar fuerzas y poner los pinreles en alto, que las ampollas que tengo están a punto de decir basta. Espero a que caiga un poquito el sol para aprovechar sus últimos rayos y pasear entonces por el auténtico centro de la ciudad que me queda a un pedo y medio del hotel. Rodeo esa casco viejo andando por Ringstrasse, ese anillo de calles en las que además de la ópera te das de bruces con un museo detrás de otro y con edificios a cada cual más majestuoso. De ahí al verdadero corazón de la ciudad, la Stephansplatz y su alucinante catedral de San Esteban, a la que te podrías tirar horas mirando y siempre acabarías descubriendo algo que no habías visto hasta entonces. En general tanto la plaza como todas las calles que la rodean son altamente atractivas para dar un paseo, especialmente cuando empieza a caer la noche y te encuentras con una iluminación que hace de la ciudad algo todavía más especial. Finalizo el día con la correspondiente pinta de Guinness que no debe faltar en un día que se precie de ser redondo y de ahí vuelta al hotel a seguir con las aventuras y desventuras de mis mafiosos preferidos mientras me alimento en la habitación a base de las cuatro cosas del supermercado más cercano, que en Viena se suben a la parra y además el presupuesto está ya bajo mínimos.

 

IMG_20140710_194521La imagen que me llevo de la ciudad es impresionante, porque sería de necios ponerle ninguna pega en cuanto a lo cultural, lo artístico o lo monumental, pero es cierto que en general me parece una ciudad un poco fría y distante. En esa comparación tan fácil de hacer por la cercanía y porque suelen ser dos sitios que se visitan de corrido, Praga le gana con diferencia. Puede rivalizar en cuanto a belleza con Viena pero desde luego donde la barre es en el ambiente. Viena es demasiado señorial para mi, demasiado cursi. No sé si esa es la palabra adecuada, no acabo de dar con ella, pero se deja notar en el ambiente ese mirar por encima del hombro que en Praga no existe, donde todo es más cálido y cercano y tienes casi una sensación de barrio que desde luego está muy lejos de ser la que transmite Viena. En cualquier caso, repito que la ciudad es preciosa, que tiene mucho que ver y muy interesante y que anoche presencié dos enormes conciertos en ella, así que pocas pegas le puedo poner. Siguiente y última estación: Varsovia.

Jorge Delgado

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s