KRIEAU ROCKS! – VIENA

 

Miércoles 9 de Julio de 2014

 

KRIEAU ROCKS! – VIENA, AUSTRIA (METALLICA + ALICE IN CHAINS + CHILDREN OF BODOM + KVELERTAK)

 

1383743246492La que tuve que montar anoche en Praga nada más llegar al hostal fue fina. No contento con tener empapado hasta el último centímetro de ropa que llevaba sobre el cuerpo, la cartera también sufrió los efectos del agua y me encontré con los billetes que llevaba empapados. En una operación casi de cirujano (y más en mi caso con mi legendario pulso no apto para robar panderetas) me dediqué a separar lentamente uno a uno los billetes que estaban pegados entre sí y corrían un grave riesgo de romperse a la más mínima. Tras lograrlo sin (sorprendentemente) ninguna baja en sus filas, los fui depositando uno a uno por separado para que se secaran durante la noche. Una ducha reparadora a la par que interminable me pone en el tono justo para cenar mientras veo un capitulito de una temporada de “Boardwalk empire” que se está poniendo cada vez más interesante y de ahí a la piltra que tocaba madrugar como está siendo costumbre casi en todas y cada una de las etapas de este viaje.

 

El espectáculo ya con luz diurna es todavía más dantesco que el de ayer. Abro un ojo con el sonido de la alarma y no sé si me encuentro en una habitación de hotel o en un secadero de jamones. Por todos los rincones de la habitación cuelgan prendas varias y hasta billetes de distintas nacionalidades. Terrible. Afortunadamente el dinero está seco pero la ropa no, así que separando bien la ropa húmeda de la seca en la pequeña maleta que me viene acompañando, bajo directamente a hacer el check out sin pararme siquiera a desayunar que después de mi experiencia en Hamburgo ya prefiero ir con tiempo de sobra a todas partes. Efectivamente en la estación central de trenes me da tiempo a desayunar con calma y por última vez compruebo que con el cambio de la moneda aquí respecto al euro salimos ganando por todas partes. A las ocho y treinta cinco minutos clavaditos arranca el tren con destino a Viena, en un vagón comodísimo que por 18 euros de compra anticipada online te planta en poco menos de cinco horas en la capital austriaca.

 

Fácil trayecto desde la estación central de Viena en metro hasta el hotel, donde tras descansar un poco y alimentarse bien para una segunda jornada consecutiva de conciertos, emprendo el camino hacia el lugar donde se celebra el festival y que es una zona conocida como Krieau. Situado en un entorno rodeado de edificios de oficinas, es curiosa la mezcla de los asistentes alshow y los curritos que a esas horas toman un café mientras fuman en las puertas de las empresas. Tachas y corbatas compartiendo espacio. Tras tener que dar una vuelta enorme a todo el recinto porque la entrada para el Golden Circle queda justo en la otra punta de la parada de metro más cercana, el acceso al festival sin embargo resulta de lo más rápido y eficaz, sin cola alguna. Lo que me encuentro es básicamente una enorme explanada que combina zonas de césped con zonas de auténtico pedregal, pobladas de carpas de bebida por todas partes y una pequeña zona de comida. Lo típico, ni más ni menos.

 

Un punto positivo y otro negativo. El primero es que el clima acompaña y el cielo está completamente despejado sin atisbo alguno de lluvia. Una sensación de alivio recorre mi cuerpo mientras que otra de rabia se apodera de mí, porque con la costumbre que tienen más arriba de los Pirineos de programar los conciertos tan pronto, he llegado cuando ya han terminadoKvelertak. Así que poco puedo decir de los nórdicos, me imagino lo que habrán ofrecido y arrastrando mis pies en señal de lamentación me dirijo a apretarme la primera cerveza del día como triste compensación mientras que terminan de montar en el escenario los trastos para la siguiente banda, que como ya sabéis los seguidores (si es que hay alguno/a) de este diario, no son precisamente santo de mi devoción. Es hora entonces de tomar decisiones trascendentales y dado que la zona del Golden Circle es precisamente la menos apta para acomodarse dado que carece del verde elemento, prefiero echar un paso atrás, salir de dicha zona e ir a sentarme en una zona de césped desde la que puedo cómodamente ver la actuación de los segundos nórdicos del cartel y descansar de paso mis ya maltrechas plantas de los pies a estas alturas mientras que llega la hora de Cantrell y compañía.

 

Comienzan Children Of Bodom su actuación con temas que me parecen los mismos que ayer en Praga pero no es algo que pueda confirmar dado mi escaso interés en lo que oigo, para qué IMG_20140709_173817engañar a nadie. Mira que lo intento, pero es que al segundo tema ya me han provocado sed y me he tenido que agenciar otra birra. Vuelvo al mismo lugar donde estaba y en donde ya había pillado la posturita y lo vuelvo a intentar pero no hay manera. A los cinco minutos ya estoy mirando para otro lado, viendo pasar a la gente, tratando de discernir si el género femenino austriaco destaca más o menos que el resto de los que he visto en anteriores países, etc. En fin, atendiendo a cualquier cosa menos a la sensación de hastío y aburrimiento que me llegaba desde el escenario. Esto me lleva a darme cuenta de que estoy ante el público menos genuinamente metalero de todos los que he visto hasta ahora. Estoy hablando de aspecto exterior, de “las pintas”, coloquialmente hablando. En determinados momentos podrías hacer una foto a un grupo grande de personas y si no fuera por las camisetas no sabrías si estás en un festival de metal o en uno indie….bueno, aquí me he pasado de la raya claramente, que a los indies se les distingue a tres kilómetros de distancia. Tampoco sé muy bien a qué viene este comentario, dado que yo soy el primero que no tengo “pinta” de heavy ni de nada en especial. Supongo que son divagaciones de llanero solitario por el mundo. Tantos días de viajes, conciertos, madrugones, cervezas y comida de dudosa calidad me está empezando a afectar a las entendederas.

 

Se despiden Children Of Bodom entre aplausos de la concurrencia, lo que me lleva a pensar que han debido estar bien y a los que me uno con fervor porque significa: a) que ya han terminado y b) que ya queda menos para que salgan Alice In Chains. Vuelvo mientras tanto a visitar las cada vez más concurridas barras (pese a que las hay a decenas por todo el lugar) y mientras espero mi turno charlo con un argentino que reside en Viena desde hace años y que está de los nervios porque se le han juntado las dos pasiones de su vida el mismo día y a la misma hora. Le coincide el concierto de Metallica con la semifinal del Mundial que juega su país contra Holanda. Me da la dirección del bar donde se va a juntar con buena parte de la colonia argentina que estará viendo el partido y hacia el que se dirigirá a toda leche en cuanto termine el concierto porque cree le dará tiempo a ver al menos la segunda parte. Y así brindamos juntos por los hombres de negro y separamos nuestros caminos, porque él se queda atrás y yo entro a la zona acotada para ver de cerca por quinta vez consecutiva a mis depresivos favoritos.

 

IMG_20140709_174235Comienzan como de costumbre con ese tema tan corto como intenso y perfecto para iniciar un concierto como es “Them bones”, un tema que en dos minutos y medio resume la esencia de todo lo que Alice In Chains puede dar y ofrecer y que los distingue por su peculiaridad de las decenas de grupos que alguna vez intentaron parecerse a ellos tras su surgimiento a la luz pública. No le sigue la habitual “Dam that river” sino que pasan directos a “Hollow”, de su último disco, lo que me hace pensar que va a haber alguna sorpresita en el setlist, porque cuentan con hora y diez minutos de tiempo, así que por esa cuestión no creo que la hayan descartado. Tras volver a la senda de la normalidad con “Again”, “Check my brain” y “Man in the box”, llega el turno para la confirmación de mis mejores augurios y me encuentro de sopetón con “Got me wrong”, tema que no habían interpretado en ninguno de sus más recientes conciertos y que proveniente de su primer ep “SAP”, escucho sumido en una mezcla de emoción y nostalgia, recordando aquellos lejanos años en los que comencé a escuchar a esta banda. Para colmarme del todo, continúan con “Down in a hole”, tema que sí han tocado en alguno de los otros conciertos pero que al ser uno de mis favoritos de toda su carrera me eriza la piel. (Ver vídeo)

 

 

 

¿Quieres caldo?. Pues toma dos tazas. Por segunda vez en la misma tarde, otro tema no visto hasta la fecha, “Sludge factory”, de su homónimo álbum recordado también por aquella icónica imagen del perro con tan solo tres patas. Ha sonado redonda de principio a fin, por cómo la han interpretado los cuatro y por el pedazo de sonido que han tenido, norma habitual por otra parte en todos sus conciertos. Un breve paso por su penúltimo disco a través de la maravillosa “Last of my kind” y a partir de ahí la traca final marca de la casa que termina de hacerte aflorar todos esos sentimientos de angustia, depresión, sensación de vacío y desesperanza que transmiten sus canciones y a pesar de lo cual y por muy contradictorio que parezca consiguen sacarte la mejor de tus sonrisas cuando despides al cuarteto machacándote las palmas de las manos hasta que sale humo de ellas. “Rooster” ha vuelto a ser la gota que colma el vaso de las emociones. Madre mía del amor hermoso, qué temazo.

 

Y así entre unas cosas y otras y sin quererlo ni beberlo me encuentro por enésima vez con los nervios propios del adolescente virgen ante una cita que promete acabar con tan lamentable estado vital. Si no me salen mal las cuentas estoy a medio paquete de Lucky Strike de ver mi concierto número 52 de Metallica y no puedo evitar el cosquilleo en el estómago ni la lagrimilla que aflora cada vez que comienza a sonar la sintonía introductoria de “Ecstasy of gold”. No debería ser así después de tantas veces, ¿no?. ¿O sí?. Qué demonios, si me sigue pasando será por algo y desde luego no pretendo hacer nada por evitar un momento de tal magnitud personal, en el que no existe nada más en el mundo que tú y lo que te espera por delante durante las siguientes dos horas y media. Bastantes cosas hace uno en esta vida por obligación y con desgana como para dejar de hacer aquello que te motiva al máximo y te hace sentir vivo como en las mejores ocasiones. Dentro del pedregal del “Golden Circle” comienza mi ritual particular que pasa del moqueo de la introducción al delirio cuando aparece tras la batería el amado/odiado Lars Ulrich. (Ver vídeo)

 

Al igual que llevan haciendo durante toda la gira y contrariamente a lo que solían hacer antes con esta canción, no suena la introducción acústica pregrabada sino que se lanzan directamente a la piscina a interpretar “Battery” dejándose la piel desde el primer segundo. Ninguna sorpresa en las votaciones y por tanto en el orden de las canciones: “Master of puppets” (engañaban las pintas de los austriacos porque gritan como si se les fuera la vida en ello), “Welcome home (sanitarium)”, el retorno tras su breve ausencia checa de “Ride the lightning” y el eterno solo de Kirk Hammett que cada vez me parece más el mejor que ha compuesto en su vida, la emoción que despierta un tema como “The unforgiven” con esa característica alternancia de James Hetfield a la guitarra acústica y eléctrica y ese “Lords of summer” que vuelve a atronar los oídos de los presentes y en el que Ulrich vuelve a sorprender a propios y extraños con su demostración de poderío a los tambores cuando media humanidad y parte del universo extraterrestre le da ya por desahuciado. Él mismo ha declarado muchas veces que no es un gran batería y que hay cien mil mejores que él, pero que nunca habrá otro que se compenetre igual con la guitarra de Hetfield como llevan haciendo más de treinta años. Pues por muchas chorradas que hayas dicho en tu vida, especialmente porque no te callas ni debajo del agua, en esta ocasión no puedo estar más de acuerdo contigo Lars. Y me lo estás demostrando día tras día. (Ver vídeo)

 

Cuando ya había perdido toda esperanza de escuchar “Wherever I may roam” en vivo este año, dado que nunca resultaba entre las más votadas y las veces que entraba en la votación del día siempre era la amplia derrotada con diferencia, van IMG_20140709_181437los austriacos y les da por votarla lo suficiente como para que entre de sobra y por sí sola en el setlist de hoy. Pues muchas gracias amiguetes, que es un tema que además de encantarme creo que resume muy bien la filosofía de una banda que forjó su leyenda (grande o ridícula, eso ya va en opiniones), en buena medida gracias a patearse el mundo entero en giras interminables. Canto la letra de principio a fin y como a continuación hago lo mismo con “Sad but true”, me encuentro con una garganta seca agravada aún más por el polvillo que sale de ese espacio mezcla de arena y piedrecillas que es la zona más cercana al escenario. Dirijo mis pasos hacia una barra para refrescarme en condiciones y me cuesta lo mío lograr mi objetivo porque las colas son kilométricas en las carpas. El hecho de que haya tantas en el recinto, a pesar de lo cual obviamente no dan abasto para satisfacer las necesidades de las 50000 personas que a la postre se apuntaba estábamos allí, me ha permitido seguir viendo el escenario y la actuación mientras esperaba y “Fade to black” ha caído desde la distancia llegando justo a tiempo de vuelta para la grandiosa “…And justice for all”. Para muestra el vídeo… (Ver vídeo)

 

Ya convenientemente avituallado me termino de situar al ritmo de los primeros compases de “One” y esas ilustraciones de soldados marchando hacia la guerra con calaveras de fondo que acompañan la interpretación del tema a través de las pantallas de vídeo y que le dan un toque muy especial a la canción. A continuación dos temas de los que levantan a los muertos (y en este caso toda la arena y el polvo del suelo) como “For whom the bell tolls” y “Whiskey in the jar”, para dar paso a la calma contenida de “Nothing else matters” que como de costumbre ha dado paso a la locura total que siempre desata el riff inicial de “Enter sandman”. Tras la breve pausa de rigor han retornado a escena con “St. Anger”, confirmando de nuevo que allá donde Alemania esté cerca ese tema siempre será votado y como son ya unas cuantas las veces que la han tocado en esta gira cada vez suena mejor y más contundente. Después de ella me congratulo al comprobar que mi elección del día ha sido la misma que la del resto de los asistentes y por mucho que me cueste descartar “Fuel” y especialmente “Creeping death”, tenía ganas de escuchar y mover el cuello tras los acordes de un “Blackened” que hacía días no había escuchado.

 

El inconfundible comienzo de “Seek and destroy” da paso a la lluvia de pelotas de playa con el logo de Metallica con las que el público al principio juega para inmediatamente empezar a pegarse por ellas y llevarse así un recuerdo de la actuación para sus casas, y en la que llevan unos días colándose un par de pelotas (por muy mal que suene esto) de varios colores mucho más grandes que las otras. Al principio pensaba que a alguien del público le había dado por llevarla pero no es así, dado que se viene repitiendo. En fin, una chorrada sin importancia, que solo contribuye en una pequeña medida a desatar el momento álgido que supone esta canción siempre que suena y que incluso un público como el austriaco, que probablemente pudiera pensar que ha sido el más paradito o el menos eufórico de todos los que he visto hasta ahora, se ha desgañitado cantando hasta las últimas consecuencias. Ni una gota de agua en el concierto salvo las lagrimillas del comienzo, las del sudor de los calores del concierto y los focos y las que me he ocupado de proporcionarme yo mismo en forma de lúpulo. Nueve de diez, esto se acerca a su fin peligrosamente pero la alegría me impide pensar demasiado en ello. Contra todo pronóstico…Viena rocks!!!!!!!!

Jorge Delgado

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s