JOHN GARCIA + STEAK + KOMATSU

JOHN GARCIA + STEAK + KOMATSU

10749949_596613733777133_2264076016133322418_oUna de las grandes ventajas de vivir en una ciudad como Barcelona es poder disfrutar de ocasiones como esta: en unas pocas paradas de metro uno puede plantarse ante nada menos que el mítico John Garcia. Nervios, muchos nervios. Aún estaba paladeando su reciente trabajo en solitario y ya empezaba a echar cuentas sobre cuántas canciones de Kyuss iban a caer esa noche.

Pero empecemos por el principio, por Komatsu. Para mí los holandeses eran unos completos desconocidos, y su directo no terminó de convencerme del todo. Me dio la sensación de que aún no tienen muy definido su estilo, a caballo entre el stoner y el metal. En mi opinión, sonaron algo monótonos e irregulares, circunstancia que suplieron con un sonido y una actitud impecables. Sin duda, aún tienen mucho que ofrecer.

Con la salida a escena de Steak la cosa ya fue tomando otros derroteros. En algunos tramos de su actuación los británicos recordaron poderosamente el sonido de sus admirados Kyuss, lo que nos puso los dientes largos a más de uno. La banda, que sin duda fue de menos a más, consiguió mantener muy atento al público a base de riffs pegadizos y temas tan sencillos como efectivos. Especialmente encomiable me pareció la labor del bajista, una auténtica bestia de las cuatro cuerdas, que lejos de ejercer de simple acompañamiento, no cesó de desdoblar las melodías de la guitarra y de ofrecernos un amplio abanico musical.

Hasta que, por fin, decidió aparecer el tan esperado John Garcia. Lo primero que me llamó la atención fue su aspecto, entre serio y formal, con esa camisa que acabó empapada. El repertorio elegido por la banda estaba formado por temas del último disco y de Kyuss, además de “July” de Slo Burn. Entre los nuevos, cabe destacar el single “My Mind”, que para mí está al nivel de sus grandes clásicos, y “Rolling Stoned”, que en directo funcionó a las mil maravillas. Entre los temas de Kyuss se hace imposible no mencionar los emblemáticos “Supa Scoopa and Mighty Scoop” o “Green Machine”, que desataron la locura colectiva y mediante los cuales John Garcia demostró que mantiene intacta su tan característica voz. Así las cosas, se le perdona que sea tan seco sobre el escenario (si no recuerdo mal, solo se dirigió al público para preguntar si no había algo de fumar para él). Genio y figura.

En resumen, un buen bolo de John Garcia, que alternó sabiamente temas de su último trabajo con varios de los clásicos que le han aupado a ser lo que es, una leyenda viva del rock.

 

Daniel Tejerina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s