RIVAL SONS + JAMESON

RIVAL SONS + JAMESON 

RIVAL SONSLa del 5 de diciembre era una de esas noches que rezumaba rock ‘n’ roll por todos los costados. Quizás por ello fue especialmente desafortunada la elección de Jameson como telonero para Rival Sons. Su sonido acústico de raíces americanas habría requerido un escenario mucho más íntimo y recogido que la sala Bikini, abarrotada a más no poder (y eso que el bolo estaba previsto inicialmente para la Razzmatazz). El público, que esperaba quizás una propuesta algo más rockera, parecía no acabar de engancharse al californiano.

Pero tras la calma… llegó la tempestad. Todo un acierto por parte de Rival Sons empezar con “You want to”, cuyos vibrantes riffs nos hicieron desperezarnos a todos de inmediato. El grueso del repertorio estuvo formado por su reciente “Great Western Valkyrie”, que los ha consolidado como una de las mejores bandas de rock del panorama internacional (por cierto que se trata, quizás, del disco en el que más recuerdan a sus admiradísimos Led Zeppelin). Temas de su último álbum como “Electric Man” o “Good things” sonaron a la perfección, por no hablar de “Secret”, uno de los más espectaculares, en el que la banda se atrevió con una jam y que sirvió para que Jay Buchanan nos dejara anonadados con su formidable talento. Acaso sea precisamente algo más de improvisación lo que les falte a Rival Sons para terminar de emular del todo el rock de los 60 y 70. Por lo pronto, la incorporación del teclista Todd Ögren-Brooks les ha aportado un sonido aún más añejo.

Durante todo el concierto Rival Sons hizo gala de un sonido limpio, brillante y exquisito, al alcance de muy pocas bandas. Su estilo, a caballo entre el hard rock, el blues y la psicodelia, es toda una delicia en directo. Este último disco y una actuación como la que pudimos presenciar en Barcelona demuestran que nos encontramos ante una de las bandas de rock más en forma del momento. Son muchos los grupos que se han apuntado a la moda del rock clásico, pero sin duda Rival Sons es de los pocos que ha captado verdaderamente el feeling de aquella época -para muchos, cómo no, la Edad de Oro musical-. Mención aparte para el genial Jay Buchanan, cuya enorme y carismática voz es sin duda la seña de identidad más reconocible de la banda.

Albert Coma y Daniel Tejerina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s